Skip to Content

Nuevos límites de velocidad en las ciudades para apaciguar el tráfico y la seguridad

Nuevos límites de velocidad en las ciudades para apaciguar el tráfico y la seguridad

07/05/2021

A menor velocidad, menos posibilidades de sufrir un siniestro de tráfico y, además, la gravedad de las lesiones se reduce exponencialmente. Según Tráfico, en aquellas ciudades donde se ha puesto en marcha el límite de velocidad máximo de 30 km/h, la siniestralidad vial se ha reducido en más de un 40%. España sigue estos pasos y desde el 11 de mayo se cambian los límites de velocidad en vías urbanas. 

Desde este momento, las ciudades pasan a tener velocidades máximas fijadas en 20, 30 y 50 km/h. La Dirección General de Tráfico (DGT) y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) han elaborado un Manual de aplicación de los nuevos límites de velocidad en vías urbanas y travesías y este video para resolver todas las dudas. 

Estos nuevos límites de velocidad llegan con el objetivo de apaciguar el tráfico y potenciar una movilidad mucho más sostenible y segura y queda de la siguiente forma:

-20 km/h en vías que dispongan de una plataforma única de calzada y acera.

-30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación.

-50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación. 

Estos nuevos límites de velocidad quedan recogidos en el Reglamento General de Circulación y entran en vigor el 11 de mayo.

Según el director general de Tráfico, Pere Navarro, “esta bajada de la velocidad en nuestras calles, va a permitir a las autoridades municipales crear ciudades más amables, más humanas, donde puedan convivir de forma más segura los distintos usuarios de la vía, porque con velocidades superiores a 30km/h la seguridad para todos los actores que interactúan no está garantizada”. 

Hay que tener en cuenta que en 2019 los fallecidos en siniestros de tráfico en las ciudades aumentaron un 6%, mientras que en vías interurbanas se redujeron un 6%. A esto hay que añadir que el 82% de los fallecidos en ciudades en 2019 fueron usuarios vulnerables, es decir, peatones, ciclistas y motoristas. 

Sin duda alguna, se trata de una medida que favorece al peatón y a los niños muy especialmente. En caso de atropello, la velocidad es determinante. Por ejemplo, si el atropello se produce a una velocidad de 30km/h, el riesgo de fallecer es un 10%. Si la velocidad es a 50 km/h, ese riesgo de fallecimiento se eleva al 90%, tal y como recoge la DGT. 

¿SE CUMPLIEN ESTOS LÍMITES DE VELOCIDAD REDUCIDOS EN LAS CIUDADES?

El informe ‘Velocidad y usuarios vulnerables’, realizado por Fundación MAPFRE, revela que 7 de cada 10 incumple con estos límites bajos los cuales están actualmente presentes en las proximidades de colegios, residencias o parques. 

Con el objetivo de comprobar hasta qué punto se respetaban estos límites de velocidad reducidos, Fundación MAPFRE controló 3.090 vehículos. De ellos, 2.007 superaron los límites de velocidad marcados y sólo 1.083 circularon correctamente. Precisamente, el informe muestra que en cuanto menor es el límite de velocidad máximo fijado, mayor es el grado en el que se excede dicha velocidad. Así, en las vías limitadas a 20 km/h la velocidad media a la que circulaban los vehículos era de 35,7 km/h. En este caso, el 97% de los vehículos excedía el límite de 20 km/h establecido, es decir, 532 vehículos. 

Por su parte, un 82% de los vehículos tampoco cumplía con el límite de velocidad de 30 km/h (243 vehículos). Aquí la media velocidad era de 37,9 km/h. 

En el caso de vías limitadas a 40 km/h el exceso era menor y la velocidad media se situaba en 43,3 km/h. En este caso, 556 vehículos respetaban el límite de velocidad (el 34%). 

En vías limitadas a 50km/h la velocidad media estaba incluso por debajo, 42,2 km/h. En este caso, el 24% de los conductores había infringido la velocidad indicada, es decir, 269 vehículos.

Las velocidades máximas están para cumplirlas. Se determinan y fijan por unos motivos concretos. Cuando nos encontramos con velocidades máximas reducidas en las ciudades es porque está comprobado que hay beneficios: menor ruido, convivencia entre usuarios, menos lesividad en caso de siniestro… 

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top