Skip to Content

Nuevas medidas de la DGT para aumentar la Seguridad Vial

Nuevas medidas de la DGT para aumentar la Seguridad Vial

Con el objetivo de aumentar la seguridad vial y controlar la velocidad en las carreteras de 14 provincias, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha destinado este año cerca de dos millones de euros a la adquisición de 30 nuevos radares de última generación. Los nuevos cinemómetros láser (como se denomina técnicamente a los radares de velocidad) pueden medir velocidades de hasta 320 km/h, tanto desde paneles fijos como desde vehículos parados.

Con esta medida, ampliamente publicitada a través de los medios de comunicación, se pretende continuar con la campaña de concienciación vial sobre la importancia de respetar los límites de velocidad establecidos. Cumplirlos en todas las ocasiones podría evitar hasta una cuarta parte de los muertos en accidentes de tráfico,  ya que la gravedad de los mismos es proporcional a la velocidad con la que se produce el impacto contra un obstáculo fijo, otro vehículo, etcétera. Para hacernos una idea, vamos a comparar un choque en carretera con su equivalente en caída libre desde un edificio. A 20 km/h, un encontronazo contra una pared equivale a una caída en vertical desde una altura de 1,6 metros. Parece poco, pero lo cierto es que las primeras consecuencias mortales aparecen a partir de una velocidad final de 25 km/h en caso de circular sin cinturón de seguridad o sin sistema de retención infantil.

Sigamos aumentando la velocidad, y subiendo de altura de caída. A 45 km/h, el golpe es similar a dejarse caer desde un tercer piso. A 75, desde un octavo, a 100 es como un salto desde 40 metros, la altura del famoso Corcovado de Rio de Janeiro. A 120, sería el equivalente a precipitarse desde lo más alto de la torre de Pisa, 54 metros de caída libre. A 160 km/h, sería como lanzarse en picado y sin protección desde una altura de 100 metros... Es un riesgo demasiado alto y todavía no está suficientemente interiorizado, por eso es fundamental, en primer lugar, moderar la velocidad todo lo que sea posible y, a continuación, que TODOS los pasajeros de un vehículo circulen siempre convenientemente asegurados y con las medidas preventivas adecuadas, sobre todo los niños al ser más vulnerables.

Por su seguridad, otra de las medidas tomadas recientemente por la DGT incide en el mayor control del cumplimiento de la nueva normativa de uso de las sillitas infantiles. Desde 2014 la Ley ya establece la obligatoriedad del uso de los sistemas de retención infantil para viajar con menores y además, detalla su situación en el vehículo: para los menores que no lleguen a 135 cm de altura, sillita infantil homologada adecuada a su peso y altura y la obligación de llevarlos en los asientos traseros . Para los que superen esa altura, cinturón de seguridad de adulto (asegurándose siempre que se ajusta perfectamente , y seguir utilizando siempre un sillín elevador cuando sea necesario). Un ajuste correcto del cinturón de seguridad significa que[5] . Como excepción, los menores pueden viajar en el asiento delantero si los traseros están ocupados por otros menores o en el caso de vehículos biplaza . Os recordamos que siempre que se viaje con un niño en la plaza delantera derecha y en una sillita en sentido contrario a la marcha (orientación, por otra parte, mucho más segura para los niños de hasta 3-4 años que hacerlo mirando hacia delante es imprescindible desactivar el airbag frontal de acompañante delantero.

En todo caso, conviene recordar que el objetivo de las medidas tomadas por la DGT no es otro que aumentar la seguridad vial en nuestras carreteras para que todos podamos movernos minimizando los riesgos. Respetar las normas de circulación es una necesidad buena práctica que debemos cumplir siempre, y no para esquivar la posibilidad de una sanción, que también, sino sobre todo por nuestra seguridad, la de nuestros pasajeros y la de todos con los que nos cruzamos en las carreteras. Un objetivo que debe estar en la mente de todos cada vez que cogemos el coche y que compartimos en FUNDACIÓN MAPFRE. En carretera, circular seguro no sólo es circular mejor, sino también VITAL.

Back to top