Skip to Content

Nueva normativa de sillas para coche

Nueva normativa de sillas para coche

Una de las nuevas medidas propuestas (que aún no se ha aprobado con la ley correspondiente), será que los niños que no superen los 1,35 metros de altura no podrán ir sentados en asientos delanteros mientras existan plazas traseras libres.

Las sillas para coche: normas de instalación y uso

Entre las novedades de la nueva normativa se encuentra la obligación de que, siempre que la sillita lo permita, los niños de hasta 18 kilos (aproximadamente 4 años) viajen en sentido contrario a la marcha.

En sus primeros años de vida los niños contienen el 25% de su peso en la cabeza, así como que los ligamentos y músculos del cuello no están bien formados hasta alcanzar mayor edad.

Por su parte, la DGT únicamente obliga actualmente a colocar las sillas para coche en sentido contrario en el caso de los asientos del grupo 0 y 0+. Pero, si se aprueba el nuevo texto de la ley, también las sillas del grupo 1 deberán colocarse de este modo siempre que la silla lo permita.

Sin embargo, si la silla para coche que ya tenemos es del grupo 1 y no puede instalarse en sentido contrario, y según la nueva propuesta de la DGT (que aún no se ha aprobado como ley obligatoria) no tenemos que deshacernos de ella y podremos seguir utilizándola. Esta excepción se deriva, en que la mayoría de sillas del grupo 1 de venta en España en estos momentos no pueden instalarse mirando hacia atrás.

Lo que la nueva normativa pretende conseguir es concienciar que las sillas para coche instaladas en sentido contrario a la marcha son más seguras para los niños pequeños.

Sillas de coche - Consejos de seguridad

Lo más importante a tener en cuenta para la protección de los bebés o niños a bordo de un coche, es la correcta instalación de la silla, sea en sentido contrario a la marcha o no.

Debemos asegurarnos de que el cinturón siempre esté abrochado y no exista peligro de que pueda soltarse con facilidad. Y, aunque parezca obvio, nunca debemos sacar al niño de su silla ni dejar al niño suelto por el coche aunque sea durante un trayecto corto.

Para finalizar, no nos olvidemos de que si el niño no supera los 135 cm de altura no debe ir sentado en el asiento del copiloto con el cinturón de seguridad del vehículo, a no ser que lo haga con su correspondiente asiento infantil adecuado a sus características físicas (peso y estatura, principalmente).

Una vez supere esta altura, ya podrá ir sentado en cualquier lugar del coche con el cinturón de seguridad correspondiente.

Back to top