Skip to Content

No te olvides del tercer punto de apoyo de la silla

Tercer punto de apoyo sillta

Pues bien, la mejor y más cara de las sillas infantiles deja de serlo si no va correctamente colocada y anclada al asiento del coche. De hecho esto sigue siendo un problema a día de hoy, pues todavía muchos conductores y padres no terminan de tener claro cómo se monta la silla.

Actualmente nos podemos encontrar con tres formas de sujetar la silla al asiento: con el cinturón de seguridad, con una solución mixta que combina anclajes isofix y cinturón de seguridad y con los anclajes isofix directamente.

A priori ningún sistema es mejor que otro, siempre que la silla se monte perfectamente, aunque es cierto que los sistemas que utilizan el propio cinturón de seguridad del coche son algo más complejos y liosos, sobre todo si no se conoce el modelo de silla y no se tiene práctica, y por tanto es más fácil que la silla se monte mal.

Sea un sistema u otro, la silla infantil no queda correctamente instalada tan solo con el cinturón de seguridad o tan solo con los anclajes isofix (aunque hay que leer detenidamente el manual de instalación de cada silla en concreto, por si acaso).

Según el tipo, las sillas pueden llevar un tercer punto de apoyo pensado para evitar el vuelco de la misma en caso de aceleración o frenada fuertes. Este tercer punto de apoyo puede ser un arco, una cuerda o cable superior, o una pata.

Las sillas pensadas para ir en sentido contrario a la marcha suelen emplear un arco de seguridad antivuelco, que se baja y ajusta hasta hacer presión contra el respaldo del asiento.

Las sillas pensadas para ir en el sentido de la marcha pueden emplear la cuerda superior o la pata.

Antiguamente la cuerda o cable superior solía tener una pinza para enrollarlo al soporte del reposacabezas. Hoy en día esta cuerda se ha estandarizado a un sistema conocido como Top Tether, y se engancha a un anclaje específico que tiene el respaldo del asiento por detrás.

Según el fabricante se puede utilizar en lugar del Top Tether una pata plegable y extensible, cuya longitud se debe ajustar hasta que apoye firmemente contra el suelo del habitáculo.

Al colocar la silla en el coche no te olvides nunca de este tercer punto de apoyo si quieres que la silla proteja a los niños de manera óptima. Si la silla está perfectamente instalada no debe tener holguras ni moverse, ni tampoco cabecear.

Back to top