Skip to Content

Niños y sobrepeso: consejos para su desplazamiento seguro en coche

Sobrepeso y niños: consejos para un desplazamiento seguro en coche

01/03/2021

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, se calcula que más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tienen sobrepeso u obesidad. La OMS define el sobrepeso y la obesidad como “una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud”. A la hora de desplazarse en coche, puede surgir la confusión de cuál es la mejor forma de hacerlo. ¿Qué ocurre si un niño excede el peso máximo permitido del sistema de retención infantil? ¿Cuál es la sillita de coche más adecuada para niños con más peso? Tener hábitos de vida saludables como una dieta equilibrada y el ejercicio físico son claves para su prevención. 

Desde la OMS indican que es difícil encontrar una forma simple de medir el sobrepeso y la obesidad en niños porque su organismo sufre una serie de cambios fisiológicos a medida que van creciendo. De hecho, dependiendo de su edad, existen varios mecanismos. Puedes consultar aquí los patrones que se tienen en cuenta desde la OMS.

En principal problema que podemos encontrar a la hora de su transporte en coche es la elección de un sistema de retención infantil adecuado. Y es que podemos encontrarnos con que el niño exceda el peso máximo indicado para la utilización de la sillita de coche que le correspondería según su altura.  

En primer lugar, debemos tener en cuenta que el peso y la altura son determinantes a la hora de elegir un SRI. En este sentido, destacar especialmente que las sillitas homologadas por la R44-04 se dividen según el peso y las sillitas homologadas por la R-129 (i-Size) se basan en la altura. En todo caso, las sillitas tienen un peso máximo. Esto quiere decir que es el peso máximo por el que el SRI ha sido homologado. Hasta aquí el fabricante garantiza que la sillita protege con todas las garantías. 

Hay que tener en cuenta que una vez superado el peso máximo para el cual está homologado la silla deja de ser segura dado que su homologación queda condicionada a una serie de pruebas hechas bajo ciertos parámetros (entre ellos el peso y la altura) para los que se suscribe la silla. Fuera de estos parámetros, la seguridad de los ocupantes está en entredicho. 

Debemos insistir en la importancia de utilizar sistemas de retención infantil siempre que el menor mida menos de 150 cm (según el país podemos encontrar que su obligatoriedad se reduce hasta los 135 cm, como es el caso de España). En todo caso, es a partir de los 150 cm (aquí importa la altura y no el peso), el momento en el que el cinturón de seguridad le quedara debidamente ajustado. Comprueba aquí cómo debe quedar el cinturón llegado este momento. 

Si el niño no ha pasado de los 150 cm pero sí ha excedido el peso máximo (suelen rondar los 36 kg), el menor debe seguir viajando con sistema de retención infantil. En este caso, debe seguir utilizando un alzador, preferiblemente con respaldo por su mayor seguridad. 

En otros casos, si el niño tiene peso excesivo pero no ha llegado el momento de utilizar un alzador con respaldo, nuestra recomendación es acudir a sistemas de retención infantil homologados por la R-129 (i-Size). De esta forma, el factor determinante para elegir sillita de coche no es el peso sino la altura. Hablamos de sillitas de coche más grandes. De hecho, los propios asientos de los vehículos deben ser de mayor tamaño para que pueda instalarse adecuadamente. Aquí hablamos de cómo los vehículos se han adaptado a la nueva normativa de homologación.

¿Cómo saber cuál es el peso o la altura máxima del SRI? Las sillitas de coche homologadas cuentan con una etiqueta (suele estar en el lateral), donde se indica la homologación que han superado y el peso y altura máxima por el que han superado dichas pruebas. También se puede encontrar esta información en el manual del SRI.

Por lo demás, el niño sobre sobrepeso u obesidad debe seguir las mismas recomendaciones que el resto de niños en sus viajes:

-Deben viajar en sillitas de coche mirando hacia atrás el mayor tiempo posible y, como mínimo, hasta los 4 años de edad. En este momento, la musculatura del menor tiene mayor fuerza aunque, como hemos indicado, es preferible que viajen así  todo el tiempo que se pueda. 

-Debe ir en los asientos traseros y preferiblemente en el asiento central. Recordamos que si van en el asiento del copiloto debe ser por una de las excepciones recogidas en la normativa y se debe desactivar el airbag, sobre todo, en si la sillita es mirando hacia atrás. 

-Se debe instalar la sillita de coche siguiendo las indicaciones del fabricante (con cinturón de seguridad, con sistema Isofix, una combinación de ambos…). Se debe dedicar el tiempo necesario a hacerlo correctamente.  Los anclajes Isofix evitan cometer errores en su instalación. 

-El menor también debe ir bien sujeto. Aquí hablamos de la importancia de apretar bien el arnés y cómo la ropa voluminosa puede afectar a esta sujeción

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top