Skip to Content

¿Cómo reaccionar si tu hijo se pone nervioso cuando viaja en coche?

¿Cómo reaccionar si tu hijo se pone nervioso cuando viaja en coche?

09/03/2015

Un niño alterado o nervioso puede hacer el viaje más difícil e implica mayores  riesgos -, ya que la atención del conductor no está plenamente centrada en la carretera. Por eso, como insistimos tantas veces, más vale prevenir el aburrimiento, la incomodidad y los nervios de los pequeños. Aquí tienes unos sencillos consejos:

  • Procura que estén cómodos en sus sillitas y con los arneses y cinturones bien colocados. Si se sienten incómodos, apretados o tienen calor, lo más probable es que empiecen a demostrarlo muy pronto. Cuando elijas la sillita piensa en esto y elige una que además de segura, te parezca cómoda. Consejo: haz que tu niño se siente y pruebe la silla en el establecimiento antes de adquirirla; si hay diferentes modelos o colores de tapicería, puedes hacer que tu niño o niña participe en la elección final. Ten cuidado con abrigarles demasiado, el calor también puede hacer que se mareen y tengan ganas de vomitar. Para bebés y niños muy pequeños que aún utilicen un sillita infantil con arnés integrado, asegúrate de que el arnés está bien puesto, ni muy apretado (se sentirá molesto enseguida) ni muy suelto (corres peligro de que intente liberarse o de que salga proyectado fuera de su sillita en caso de accidente). Para los que ya llevan cinturón, comprueba periódicamente que está correctamente colocado, con la banda superior sobre el esternón y la clavícula y la inferior contra los huesos de la cadera. Un cinturón bien puesto no sólo previene lesiones, también resulta menos molesto. 
  • Haz paradas con frecuencia. En viajes de mediana o larga duración se recomienda parar cada dos horas. Lo mejor es planificar la ruta de antemano y localizar áreas de servicio y sitios donde los pequeños puedan estirar las piernas y soltarse un poco jugando o corriendo. Puedes aprovecharlas para cambiarles de pañal, llevarles al baño o darles algo de comer.
  • Mantenles entretenidos. Hay niños que se distraen solos y otros que necesitan más atención, pero en ambos casos van a exigir que pongas todo de tu parte si empiezan a aburrirse. Prueba con canciones (les encanta cantar en el coche) o juegos sobre lo que estáis viendo; o cuéntales un cuento o, remedio casi infalible; o ponles un DVD y que disfruten de sus dibujos y películas favoritas.  Como con el resto de elementos que sitúes dentro del habitáculo, tienes que asegurarte de que va firmemente sujeto y no puede salir volando en caso de frenazo o colisión (mejor si usas un DVD de los que van integrados en los propios reposacabezas delanteros de los vehículos o, en todo caso, si usas un soporte para el DVD que esté avalado, y se venda, por el propio fabricante del vehículo).
  • Lleva a mano una bolsa pequeña con pañuelos, agua, algo de picar y todo lo que consideres que vas a poder necesitar. Así evitarás que pasen sed, hambre o se sientan incómodos. Este bolso también debe ir sujeto, por ejemplo con un cinturón de seguridad que esté libre, o sitúalo donde no constituya ningún peligro en caso de colisión o frenazo (por ejemplo, en el suelo del vehículo y debajo del asiento delantero)- Guarda el resto de cosas del niño en otra bolsa en el maletero: en las paradas podrás acceder a la bolsa grande sin problemas.

FUNDACIÓN MAPFRE recomienda ante todo mucha calma. Pase lo que pase es fundamental que tú no pierdas los nervios.

Back to top