Skip to Content

Niños en moto: diez pasos para un viaje seguro

Niños en moto: diez pasos para un viaje seguro

14/06/2021

Con la llegada del buen tiempo, se hace más uso de medios de transporte como la motocicleta. La agilidad que ofrecen para moverse, sobre todo en ciudad, es un plus que siempre se tiene en cuenta. Si vas a utilizar este medio para tus desplazamientos y lo haces con un niño, no olvides estos pasos para realizar un viaje seguro.

1-No todos los niños pueden viajar en moto. Es importante cumplir en todo momento con la normativa vigente en cada país, sobre todo, en lo que respecta a la edad y cómo deben viajar. Por ejemplo, en España solo pueden ir en moto los niños mayores de 7 años, si van con su padre, madre, tutor o persona autorizada, o bien mayores de 12 años con cualquier persona. Por supuesto, la moto debe disponer de dos plazas homologadas. 

Aunque esté permitido, para mayor seguridad no se recomienda ir con menores de 12 años en vías interurbanas donde se alcanza una mayor velocidad. Hay que tener en cuenta que en caso de siniestro las posibilidades de agravar las lesiones  aumentan considerablemente ya que no hay chasis que nos proteja. 

2-Es obligatorio que los niños bañan siempre detrás. El niño debe saber agarrarse al adulto, debe ir a horcajadas y mantener una actitud apropiada que no ponga en riesgo su seguridad. Igualmente, debe llevar los pies apoyados en los reposapiés laterales. En el caso de que, por su fisonomía, no llegue a los estribos, aunque tenga la edad mínima necesaria, existes asientos adicionales homologados con respaldo para instalar, sobre todo en scooter, y poder así llevarlos de forma más segura.

3-Siempre con la protección adecuada: en todo momento debe llevar puesto el casco y, si el vehículo dispusiera de cinturones, es obligatorio que se utilicen. El casco debe ser el indicado para su talla y tamaño. Igualmente, es importante que esté homologado según el reglamento R-22.05. Lo más recomendable es un casco integral. 

En esta línea, se recomienda llevar toda la equipación de seguridad, aunque no sea obligatorio siempre es recomendable, como puede ser el uso de guantes, botas o ropa reforzada para ofrecer una mayor protección en caso de caída. Se debe utilizar pantalón largo y chaqueta, a ser posible con protecciones, sobre todo si se va a circular por carretera. 

4-Si se lleva equipaje, como puede ser una mochila, ésta debe ir en el portaequipajes o trasportín. No se recomienda que la lleve puesta ya que esto puede suponer un riesgo.

5-Realiza una conducción responsable y segura. La precaución debe ser aún mayor, ya que debemos tener en cuenta que viajamos con un niño de pasajero que puede actuar de forma inesperada. 

6-Sé un buen ejemplo. A lo anterior hay que añadir que los niños aprenden y copian todo lo que hacemos. Debemos mostrarle al mejor conductor posible. Evita cometer infracciones como distraerse, superar la velocidad máxima permitida, no respetar la distancia de seguridad, zigzaguear entre vehículos…

7-Cuidado a la hora de subir y bajar de la motocicleta: estaciona en un lugar seguro. La acción de subir y bajar se debe hacer siempre del lado de la acera. Ten cuidado con el tubo de escape. Ayuda al niño en este proceso para evitar que se caiga. 

8-Nunca conduzcas una motocicleta o cualquier tipo de vehículo si no te encuentras en perfectas condiciones. Si se está sufriendo alguna enfermedad que afecta a la conducción o si se está consumiendo algún medicamento que afecte al sueño y altere los sentidos… Ante el menor riesgo, lo mejor es no conducir y mucho menos una moto que requiere de gran habilidad. 

9-Se ha mencionado anteriormente la importancia de ser responsable y cumplir con las normas pero queremos incidir concretamente en las distracciones. No lleves auriculares que interfieran en tu audición del entorno (tampoco escucharemos lo que el niño nos quiera decir) ni uses el teléfono móvil durante la conducción. Es una conducta de riesgo.

10-Por supuesto, bajo ningún concepto conduzcas y lleves a un niño en moto si el vehículo no se encuentra en perfectas condiciones. Revísalo con periodicidad y haz el mantenimiento correspondiente. La seguridad de todos, y no sólo los pasajeros,  está en juego. 

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top