Skip to Content

¿Es peligroso que un niño vaya con las piernas dobladas en un SRI mirando hacia atrás?

¿Es peligroso que un niño vaya con las piernas dobladas en un SRI mirando hacia atrás?

08/03/2018

Conocemos las ventajas de llevar a los más pequeños en sistemas de retención infantil mirando hacia atrás. Sin embargo, muchas son las voces que denuncian que transportar a los niños de esta forma puede comprometer la seguridad de sus piernas, las cuales en muchos casos se deben doblar para poder ir en este tipo de SRI. 

Las sillitas mirando hacia atrás garantizan una mayor protección de la cabeza, cuello y columna, precisamente unas de las partes más vulnerables, especialmente cuando hablamos de niños, y que se deben proteger por encima de todo. Hay que tener en cuenta que precisamente los bebés tienen la cabeza más grande y pesada en proporción al resto del cuerpo. Por este motivo, es vital su protección En un SRI mirando hacia atrás, la cabeza, cuello y espalda están alineados sobre el respaldo y la fuerza de impacto es absorbida por la propia silla, reduciendo así la presión sobre tórax y abdomen. De hecho, los sistemas de retención infantil mirando hacia atrás evitan en un 80% las lesiones graves en caso de accidente. 

Debemos tener en cuenta que los niños son especialmente ágiles. Por este motivo, algo que para nosotros puede resultar incómodo, para ellos puede no serlo. Basta con tener en cuenta que actualmente se pueden encontrar en el mercado SRI mirando hacia atrás hasta los 25 kg de peso y 120 cm, es decir, niños ya de cierta altura. De hecho, desde Fundación MAPFRE recomendamos ir mirando hacia atrás el mayor tiempo posible y como mínimo hasta los 4 años de edad. Aproximadamente en ese momento la musculatura del niño ya está osificada y formada.

Hay que tener en cuenta que si el niño viaja mirando hacia atrás, la fuerza del impacto frontal haría que por unos segundos las piernas se flexionaran hacia el pecho. Los estudios no demuestran que se pueda producir una lesión por este motivo y por viajar de esta forma. No hay casos registrados de roturas de piernas en estas posiciones. Por el contrario, si el niño viaja en sentido de la marcha, la lesión del cuello podría ser irreversible. Aunque cueste decirlo, una lesión de cuello, cabeza o columna puede ser mortal.

Lo recomendable es que los niños crucen las piernas o las apoyen directamente en el respaldo del asiento trasero. Y es que por muchas posiciones que tenga el SRI, irremediablemente el niño tendrá que doblar las piernas. Esto no quiere decir que la sillita ya sea pequeña. Para determinar esto tendremos que verificar que efectivamente el peso del niño o la altura exceden de lo recomendado por el fabricante o que la cabeza sobresale del SRI. 

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top