Skip to Content

Estos son los motivos por los que un niño debe viajar en sillita en todos sus desplazamientos

Estos son los motivos por los que un niño debe viajar en sillita en todos sus desplazamientos

30/07/2020

“Vamos sólo a la playa. No es necesario que vaya en sillita” o “Vamos a tardar sólo 5 minutos. Puede ir en mis brazos”. Son dos ejemplos de frases que pueden ser muy peligrosas. Y es que por muy largo o corto que sea el trayecto, el uso de sistemas de retención infantil, además de ser obligatorio, es necesario por su seguridad. 

¿Sabías que el uso de una sillita de coche reduce en un 75% las muertes en siniestros de tráfico? Si hablamos de lesiones, la disminución se sitúa en un 90%, según datos de la Dirección General de Tráfico. Por supuesto, el uso de cinturones y sistemas de retención infantil no evita que se produzca el siniestro pero sí que disminuye sus consecuencias. 

Hablamos de un sistema de seguridad tan importante que está regulado en la mayoría de países del mundo. Dependiendo de donde viajemos, la normativa puede variar pero, en general, es obligatorio para niños menores de edad con estatura inferior a 1,35 m o 1,50 m, dependiendo del país. Aquí puedes consultar la normativa. 

¿POR QUÉ SE UTILIZAN LAS SILLITAS?

Los bebés y niños necesitan un sistema de retención infantil adecuado a su altura y peso, ya que cubre las diferentes fases de su desarrollo. Y es que no tiene las mismas necesidades de protección un bebé de 1 año que un niño de 3.

El cinturón de seguridad de tres puntos utilizado por los adultos no ha sido diseñado para los distintos tamaños y pesos de los niños, ni para las proporciones relativas diferentes de los cuerpos infantiles. 

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que el cinturón de seguridad abdominal y diagonal de tres puntos puede causar lesiones abdominales a los niños, y no será efectivo de forma óptima para prevenir la expulsión y las heridas. 

Para evitarlo, los sistemas de retención infantil son diseñados específicamente para proteger a bebés y niños contra lesiones en caso de colisión o parada brusca.

ASÍ SON LAS LESIONES MÁS FRECUENTES:

-Hasta los 2 años de edad, se producen más lesiones de cuello, generadas por el tamaño de la cabeza y la fragilidad de la columna.

-Entre los 2 y 4 años, se producen más lesiones de cabeza. Las vértebras no son suficientemente fuertes para soportar las desaceleraciones bruscas. 

-De 4 a 10 años, las lesiones se centran más en el abdomen. Hay un mayor riesgo de sufrir hemorragias internas o lesión abdominal. 

-En el caso de niños de 8 a 14 años, las lesiones más frecuentes en un siniestro de tráfico se sitúan en la zona de la cabeza. Lo podemos ver en esta infografía

¿CÓMO LES PROTEGE UNA SILLITA DE COCHE?

1-Evita que salgan proyectados en caso de siniestro o frenazo.

2-Evita que otros objetos u ocupantes se introduzcan en su espacio vital.

3-Reduce las lesiones que se producen por el cambio de velocidad que experimenta el ocupante. 

4-Distribuye la energía que se produce durante el impacto por el organismo, es decir, distribuye las fuerzas de un choque a las partes más fuertes del cuerpo, tratándose con ello de reducir el daño que un siniestro de tráfico pueda causar a los tejidos más blandos.

5-Mantiene aceleraciones similares entre las distintas partes del cuerpo. 

6-Hace que permanezcan lejos de la estructura del vehículo.

Hay que tener en cuenta que si no se dispone de sistema de retención infantil, en caso de siniestro de tráfico, el menor se desplazaría a la misma velocidad a la que el vehículo iba antes de la colisión, siendo catapultado hacia adelante contra la estructura del vehículo y pudiendo también ser expulsados fuera del automóvil. Por supuesto, la expulsión del vehículo incrementa drásticamente la probabilidad de sufrir lesiones muy graves o de morir, tal y como indican desde la OMS.

Para que la sillita de coche sea realmente efectiva, es importante que esté homologada y adaptada a la altura y peso del menor. Aquí ofrecemos consejos para elegir un sistema de retención infantil. 

Además, es importante que la sillita se instale adecuadamente y que el menor vaya bien sujeto. También es necesario evitar determinados errores que se pueden llegar a cometer al transportar un niño en coche. 

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top