Skip to Content

Mitos mortales en relación con el uso de cinturones y sistemas de retención infantil

Mitos o leyendas urbanas que son esgrimidos aún hoy por muchas personas para no hacer uso de los sistemas básicos de protección: un gravísimo error que, simplemente, les cuesta la vida cada año a muchos conductores y pasajeros.


1º MITO: Lo más seguro para mi niño es llevarlo en brazos o en mi regazo

REALIDAD DEMOSTRADA CIENTÍFICAMENTE: Durante un accidente, el peso de los ocupantes se multiplica por 20 ó 40. Un bebé de 10 kg pesaría entre 200 y 400 kg, y ningún adulto podría sujetarlo. Y, lo que es más grave, un adulto que pesara 75 kg podría aplastar a su niño con una fuerza de entre 1.500 y 3.000 (más de lo que pesa una furgoneta de tamaño medio).


2º MITO: Es más seguro no llevar cinturón y salir expulsado fuera del vehículo que quedar atrapado entre sus hierros

REALIDAD DEMOSTRADA CIENTÍFICAMENTE: La fuerza de un impacto puede expulsar a una persona a casi 50 metros del vehículo (una distancia equivalente a 15 vehículos puestos uno detrás de otro). Salir proyectado fuera del vehículo durante un accidente multiplica por 4 el riesgo de padecer una lesión mortal. El 75% de todos los ocupantes de vehículos que salen despedidos de un vehículo acaban falleciendo. Datos, todos ellos, que han sido demostrados por numerosos estudios.


3º MITO: Con el cinturón puesto, puedes quedar atrapado en caso de incendio o de caerse el vehículo al agua

REALIDAD DEMOSTRADA CIENTÍFICAMENTE: Es mucho más fácil salir de un vehículo o ser rescatado si se lleva el cinturón de seguridad y se resulta herido leve que si no se lleva el cinturón y se producen lesiones graves. Un ocupante que no lleve cinturón y quede inconsciente tras golpearse la cabeza, por ejemplo, nunca podría salir por su propio pie. Y, en estos casos, la probabilidad de escapar es entre 3 y 5 veces superior si se utiliza el cinturón. Además, menos de 1 de cada 200 incidentes implican fuego o inmersión en el agua.


4º MITO: Los cinturones de seguridad y los arneses de los asientos infantiles pueden causar daños en caso de accidente

REALIDAD DEMOSTRADA CIENTÍFICAMENTE: Si los cinturones o los arneses se abrochan correctamente, es muy raro que causen daños. Si lo hacen, se trata generalmente de heridas superficiales que son mucho menos graves que las heridas que se hubiesen sufrido si no se hubiera utilizado el cinturón o el asiento infantil.


5º MITO: No es necesario utilizar el asiento infantil cuando se circula a poca velocidad o en trayectos cortos

REALIDAD DEMOSTRADA CIENTÍFICAMENTE: De las víctimas de accidentes de tráfico que no llevaban abrochado el cinturón de seguridad, el 70% viajaba a menos de 50 km/h. Y una colisión a 50 km/h tiene el mismo efecto que caer del tercer piso de un edificio. Dos tercios de los accidentes ocurren a menos de 15 km del domicilio de las víctimas.

Back to top