Skip to Content

Embarazo, ¿cuáles son los meses con más riesgo para la conducción?

Embarazo, ¿cuáles son los meses con más riesgo para la conducción?

27/10/2017

Por regla general, el embarazo no impide la conducción salvo en casos muy puntuales. Es conveniente recordar que el embarazo no es una patología, o un impedimento para realizar la gran mayoría de actividades y que, tomando las debidas precauciones, conducir embarazada puede ser una tarea de lo más segura tanto para la mamá como para el bebé. Eso sí, existen determinadas etapas que conllevan un poco más de riesgo, pero esto siempre ha de determinarlo el especialista.

Si no hay razones médicas que indiquen lo contrario, se puede conducir sin problemas estando embarazada. La mujer será consciente en todo momento de su estado, de sus limitaciones, y si se encontrase indispuesta, cansada, incómoda o con poca predisposición, será ella quien decida no conducir.

Si hablamos de riesgo, existen dos períodos con mayor riesgo para la embarazada en la conducción: durante los primeros tres meses y en las últimas semanas del embarazo. Que exista mayor riesgo no significa que no se deba conducir. Reiteramos que el embarazo no es impedimento para hacer una vida normal siempre que no haya causas de tipo médico. El mayor riesgo de estos períodos se da por unas razones muy sencillas: en el primer trimestre es cuando existe mayor riesgo de que se produzca desprendimiento de placenta o rotura uterina, ya que apenas hay líquido amniótico, en caso de colisión.

En las últimas etapas de la gestación, y de manera natural, el día a día se va haciendo cada vez más complicado a medida que el bebé crece, y la mamá empieza a sentir cansancio, movimientos más limitados que en las etapas anteriores, y el peso empieza a ser ya importante.

Conducir embarazada es seguro

Todo el mundo debe utilizar el cinturón de seguridad correctamente, pero en el caso de las mujeres embarazadas es vital que así sea, ya que dicho sistema de seguridad la protegerá a ella y a su bebé. En el caso de no llevar abrochado el cinturón de seguridad, puede salir despedida del coche en una colisión y se puede dar el fallecimiento de ambos, mujer y feto.

La forma correcta de colocar el cinturón de seguridad para embarazadas es muy similar a la manera natural de hacerlo, salvo que la banda pélvica (la cinta horizontal) no se debe colocar nunca sobre la barriga, sino a la altura de la cadera. Existen unos adaptadores que sujetan la banda pélvica de manera que no se deslice de su posición ideal, pero estos deben estar homologados.

En cuanto al airbag, no hay dudas: no existen estudios que sean determinantes en cuanto a que el despliegue del airbag pueda causar lesiones en el feto. El uso combinado de airbag más cinturón de seguridad es crucial para garantizar la máxima seguridad a la mamá y al feto, teniendo en cuenta siempre que la distancia correcta entre la mujer embarazada y el volante debe de ser de unos 25 cm.

Es muy recomendable consultar con el médico ante cualquier duda que podamos tener, y sobre todo si la embarazada siente, o padece, contracciones, alteraciones o riesgo de parto prematuro.

Consulta nuestra infografía con consejos para conducir durante y después del embarazo:

Infografía: La seguridad antes y después el embarazo
Ayúdanos a conseguirlo
Back to top