Skip to Content

Más de 400 personals mueren al año en España como resultado de un ahogamiento que podría evitarse fácilmente

DefaultAlt

Así lo han puesto de manifiesto esta mañana expertos en prevención de FUNDACIÓN MAPFRE, Fundación Universidad de A Coruña y la Asociación Española de Técnicos en Salvamento Acuático y Socorrismo (AETSAS), entidades autoras del “Estudio sobre los ahogamientos y otros eventos de riesgo vital en el entorno acuático-marino” un completo informe que tiene como objetivo general describir las características de los ahogamientos y otros eventos de riesgo vital que ocurren en las playas durante la temporada estival, momento en el que se incrementan este tipo de accidentes.
 
El estudio ha permitido recopilar y analizar información detallada en un total de 20 municipios colaboradores con playas que disponen de distintivo de bandera azul y con servicios de socorrismo a lo largo del verano de 2014. Entre las conclusiones a las que ha llegado destaca: que por cada 39 sucesos de riesgo vital que ocurren en estas playas, uno acaba en tragedia y muerte; que las horas a las que se producen más incidentes son entre las 12 del mediodía y las 14.00 horas y entre las 18.00 y las 20.00 horas; y que las edades con mayor número de accidentes son entre los 5 y los 9 años de edad, entre los 20 y 24 años y entre los 50 y los 54 años.
 
Es significativo, además, que de los 51 sucesos ocurridos dentro del agua en dicho año, 9 de cada 10 correspondió a personas que estaban realizando “natación recreativa”; que el mayor número de incidencias se produjo mientras el baño estaba permitido (87 por ciento) y que el porcentaje más alto de situaciones de riesgo vital ocurrió en bahías tranquilas (37 por ciento), seguido de playas con oleaje (27 por ciento) y playas con corriente (20 por ciento).
 
Para prevenir este tipo de accidentes, Jesús Monclús, Director del Área de Prevención y Seguridad Vial de FUNDACIÓN MAPFRE, ha destacado como primera recomendación no perder nunca de vista a los niños cuando están en el agua y, en el caso de piscinas privadas, que se utilicen vallados perimetrales con cierres en las puertas y sin huecos por donde puedan acceder a la misma.  

También ha indicado como medidas clave: bañarse acompañado, no alejarse de la orilla en espacios acuáticos naturales, mojarse antes de entrar al agua, evitar las comidas abundantes antes del baño, no hacerlo si se siente mucho frío o cansancio, pedir ayuda cuando se ve a alguien en peligro y recordar que el número de emergencias es el 112. Además ha insistido en la importancia de sensibilizar a la población a través de acciones preventivas y material divulgativo.


Puedes acceder al estudio y toda la información en el siguiente enlace.

Back to top