Skip to Content

Lluvia y viajes en coche: Comportamientos a evitar cuando se viaja con niños

Lluvia y viajes en coche: Comportamientos a evitar cuando se viaja con niños

14/12/2018

¿Qué precauciones se deben tener en cuenta cuando se viaja en coche con niños y llueve? Por un lado, hay que poner en práctica una serie de comportamientos seguros en la conducción y, por otro, hay que recordar una serie de pautas para la seguridad de los más pequeños en estos desplazamientos. 

CONSEJOS PARA LA CONDUCCIÓN CON LLUVIA

En el artículo ‘Consejos ante la climatología adversa’ os damos unas claves para conducir sin riesgos en situaciones especialmente complicadas como puede ser con lluvia intensa. 

Antes de ponerse al volante hay que cerciorarse de que el coche esté en perfecto estado y para ello hay que comprobar elementos clave como los niveles de líquidos, el estado de los neumáticos (estado, dibujo, profundidad…) y su presión, el funcionamiento y líquido de frenos, los limpiaparabrisas, que todas las luces funcionan y están bien reguladas…

La revisión del automóvil se debe realizar de forma periódica y especialmente en desplazamientos largos y ante la llegada del invierno donde la conducción se vuelve más complicada. Por supuesto, siempre hay que realizar la revisión correspondiente que indica el fabricante. 

En lo que respecta a la conducción, ésta debe ser tranquila y responsable, cumpliendo siempre con las normas de tráfico. Se recomienda reducir la velocidad y adaptarla a las condiciones de la vía y situación climatológica. Además, se recomienda aumentar la distancia de seguridad para poder reaccionar ante imprevistos. Hay que tener en cuenta que con la lluvia, especialmente con las primeras gotas, la distancia de frenado aumenta. 

GARANTIZAR LA SEGURIDAD DE LOS NIÑOS EN EL COCHE, TAMBIÉN CON LLUVIA

Por mucho que llueve, se debe dedicar el tiempo necesario para colocar correctamente el sistema de retención infantil y sujetar al menor correctamente. Si ya llevamos instalado la sillita, sólo habrá que comprobar que está firme y adecuadamente. Para colocar al niño, lo más recomendable es buscar un sitio donde no llueva aunque, si esto no es posible, no debe ser un impedimento para que se coloque el niño en el SRI.  Hay que dedicar el tiempo suficiente para colocar bien al menor y sujetar bien el arnés o cinturón de seguridad. 

Igualmente y antes de colocar al niño en la sillita, hay que quitarle el abrigo o cualquier otro tipo de prenda voluminosa que pueda interferir en la sujeción. Y es que de esta forma se evita una falsa sensación de sujeción. Y es que un arnés está bien ajustado cuando sólo pueden meter dos dedos entre el cuerpo del pequeño y el arnés. El volumen del abrigo hace que el arnés quede demasiado flojo y que erróneamente se piense que va bien sujeto. Se recomienda que el niño vaya con el abrigo puesto hasta el coche y que allí se le quite para colocarle en la sillita. 

Si se trata de un viaje largo, se recomienda parar y descansar con mayor frecuencia. Conducir bajo la lluvia produce tensión y cansancio y esta sensación también llega a los más pequeños. Además, hay que tener en cuenta que no se recomienda que los niños más pequeños vayan en el ‘maxi cosi’ más de 2 horas seguidas.

Por último, hay que evitar en la medida de lo posible que el niño se siente en la silla mojado. Hay que tener en cuenta que el agua puede deteriorar poco a poco los distintos elementos de la sillita. Lo aconsejable sería esperar a que el niño esté seco para emprender el viaje. 

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top