Skip to Content

Llevar juguetes de viaje, por qué es peligroso

DefaultAlt

Lo segundo, el mareo, a veces es inevitable aunque pero se puede mitigar), pero hablemos sobre si deberían o no llevar juguetes mientras viajamos. Esta pregunta tiene que ver, sobre todo, con cómo podemos entretenerlos en viajes largos, porque todos sabemos la poca paciencia de un niño para permanecer sentado “sin hacer nada” durante un buen rato.

El uso de soportes digitales es un gran avance en entretenimiento para los más pequeños. Ponerles una película, hablando más claro, es un bálsamo de noventa minutos para que los niños vayan entretenidos con sus personajes preferidos, y mientras tanto vamos haciendo kilómetros, y cubriendo etapas. Sin embargo, todo lo bueno se acaba, y los chavales pueden preferir hacer otras cosas mientras viajamos.

Llevar juguetes en las manos en marcha no es recomendable por muchas razones. La principal es que los juguetes se convierten, en caso de colisión, en armas arrojadizas sin control que pueden hacer daño al resto de ocupantes del coche. Un objeto libre se convierte en un objeto pesado y peligroso en caso de que choquemos, y por eso no conviene, para nada, que haya objetos así dentro del coche. Incluimos en esta lista las botellas de agua o cualquier otro objeto que no esté sujeto, o bien alojado en algún hueco seguro.

Otra razón de peso para que no llevemos juguetes en el coche es que pueden distraernos, como conductores, si al niño se le cayese de las manos lo que en ese momento estuviese manipulando, pues lo primero que haría sería pedirnos que le alcancemos el objeto. Parece algo simple, pero es una causa de distracción muy efectiva, sobre todo si el niño se enfada o se pone a llorar por ese motivo.

Llevar objetos sueltos en el habitáculo es un problema que se evita, en primer lugar, teniendo esto presente; en segundo lugar, pensando en alternativas para que los niños se entretengan con algo diferente. Incluso los smartphone, que no llevamos sueltos, sino cogidos con las manos, pueden ser un peligro en caso de colisión. Con el golpe y el “aumento de peso” de dichos aparatos por la inercia, puede ser muy difícil mantenerlos agarrados y se pueden escurrir entre los dedos, siendo en realidad objetos sueltos.

La mejor solución es la que apuntábamos al inicio: disponer de un sistema de entretenimiento como un DVD portátil (correctamente instalado para que no esté suelto) conectado a sendas pantallas, situadas en la parte trasera del reposacabezas delantero. Existen muchas soluciones que no implican instalación, como soportes para tablets, que nos permitirán programar películas o dibujos animados para entretener a los niños durante el viaje.

Back to top