Skip to Content

Llega el invierno: Resolvemos las principales dudas que pueden surgir a la hora de transportar a los niños en coche en los días más fríos

Llega el invierno: Resolvemos las principales dudas que pueden surgir a la hora de transportar a los niños en coche en los días más fríos

14/12/2020

Con la bajada de las temperaturas pueden surgir muchas dudas sobre cuál es la mejor forma de viajar con niños en coche. ¿Es recomendable que utilicen el abrigo cuando van en la sillita o es más aconsejable que pongamos una manta? ¿Es mejor recurrir a un saco de invierno específico para estas sillitas de coche? ¿Qué temperatura es la más adecuada dentro del habitáculo? En ‘Seguridad Vial Infantil’, área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, tratamos de resolver las principales dudas que pueden surgir con la llegada del invierno. 

Sabemos que el conductor debe cambiar su forma de conducir, siendo más precavido ante posibles lluvias, viento, nieve o niebla, llevando además las luces diurnas o de cruce durante todo el día para aumentar la visibilidad (menos horas de luz solar). Este cambio en las temperaturas hace que también queramos que los niños viajen más abrigados dentro del vehículo, pero esta opción puede perjudicar su seguridad dependiendo del caso. Aquí abordamos algunas dudas que pueden surgir:

-¿Deben viajar los niños con el abrigo puesto?

No se recomienda ir en el coche con ropa de abrigo voluminosa. Ya no solo los niños, los adultos tampoco, ya que el cinturón no se ajusta debidamente al cuerpo, pudiendo ocasionar el conocido efecto ‘submarino’. 

Cuando colocamos a un niño con el abrigo en la sillita, el arnés o cinturón no queda bien ajustado. Debemos tener en cuenta que el arnés debe quedar apretado. De hecho, solo deben entrar dos dedos entre el cuerpo del niño y el arnés. Por todo ello, puede haber una falta sensación de sujeción que no es tal. Aunque solo entren dos dedos con el abrigo puesto, realmente la sujeción no es la misma. Y es que, si el niño va con demasiada ropa, se puede deslizar dentro del abrigo.

La principal recomendación es dedicar un tiempo antes de colocar al niño para quitarles el abrigo antes de colocar al niño y sentarles en el sistema de retención infantil sin esta prenda. 

Este vídeo difundido por Today (NBC) y el Daily Mail se muestra cómo una madre coloca a su hija con el abrigo en la sillita y ajusta el arnés. Posteriormente, hace esta misma operación pero sin el abrigo puesto. La holgura del arnés es evidente

¿Es recomendable el saco de invierno en las sillitas de coche o es mejor una manta?

Antes de colocar un saco de invierno en el sistema de retención infantil, es necesario consultar las indicaciones del fabricante al respecto. Lo ideal es que en el interior del vehículo la temperatura sea lo suficientemente agradable como para no tener que utilizar ningún tipo de abrigo. Se recomienda que esté entre 21 y 23 grados. 

En el mercado podemos encontrar determinadas marcas que ofrecen fundas específicas para sus sillitas. Si estos sacos son comercializados por el propio fabricante y para su sillita en cuestión, no suele interferir en la seguridad, ya que son diseñados específicamente para ese sistema de retención y cuentan con las ranuras necesarias para el arnés o el cinturón de seguridad.  De cierta forma, cuentan con el respaldo del fabricante en lo que respecta a su segura utilización.

Desde Fundación MAPFRE no se recomienda el uso de ningún producto que no esté homologado y que no esté recomendado por el propio fabricante.

Colocar una mantita puede ser también una buena opción. Sin embargo, hay que ser precavidos cuando hablamos de bebés o recién nacidos para evitar ahogamientos. 

¿Qué temperatura es la ideal dentro del habitáculo para viajar con niños?

Hay que tener en cuenta que tener una temperatura demasiado alta puede afectar directamente a la capacidad del conductor para ponerse al volante reduciendo la concentración y contribuyendo a la aparición de la fatiga y somnolencia, con el correspondiente aletargamiento. 

Igualmente, el excesivo calor afecta a la comodidad del resto de pasajeros, pudiendo llevar a un exceso de sudoración e incluso a un golpe de calor en los casos más graves. Debemos tener en cuenta que el golpe de calor se puede producir tanto si dejamos a un niño sólo dentro de un coche con mucho sol como si el menor está expuesto a situaciones con humedad y temperaturas elevadas y sin protección ni hidratación adecuada

En este sentido, hay que tener en cuenta que los niños tienen menor reserva de agua. Su temperatura corporal sube de 3 a 5 veces más rápido que en el adulto. Además, el aparato respiratorio de los niños, que aún se encuentra en desarrollo, los hace más vulnerables al agotamiento por calor.

Por todo ello, se recomienda poner la calefacción o climatizador entre  21 y 23 grados, evitando que el chorro de aire vaya directamente sobre el niño.

Es también mantener la temperatura del habitáculo con una regulación apropiada y homogénea. Si el vehículo cuenta con climatizador automático, este regulará directamente la temperatura.

¿Puedo colocar a un niño mojado por la lluvia en la sillita de coche?

La opción ideal es situarle en el sistema de retención infantil completamente seco. Por un lado, de esta forma no alteramos ningún elemento de la sillita. Hay que tener en cuenta que el agua puede deteriorar poco a poco los distintos elementos del SRI. Lo aconsejable sería esperar a que el niño esté seco para emprender el viaje o cambiarle de ropa antes. De hecho, si colocamos una toalla debajo, igualmente podemos provocar el efecto submarino y que el cuerpo de deslice.  

A esto hay que añadir que no es saludable dejar a un niño con la ropa húmeda: el cambio de temperatura, la ropa se queda húmeda y se puede enfriar por el frío…

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top