Skip to Content

¿Puedo instalar un SRI en los autobuses escolares hoy en día?

¿Puedo instalar un SRI en los autobuses escolares hoy en día?

09/09/2019

Los autobuses escolares son un medio de transporte seguro. De hecho, podemos comparar la seguridad de un transporte escolar con la del coche particular, siempre y cuando hablemos de un servicio que cuente con todos los requisitos de obligado cumplimiento por la normativa vigente.

Además, el transporte escolar tiene una ventaja fundamental con respecto al uso del coche particular, que es la de no aumentar la congestión en las inmediaciones de los colegios.

A la hora de transportar a los niños, los autobuses escolares deben estar dotados de cinturones de seguridad. Son los profesores, monitores y conductores los responsables de que esos cinturones estén correctamente abrochados, así como de que permanezcan sentados y con sus asientos en posición correcta.

La normativa española no tiene en cuenta a los niños menores de tres años. Es decir, no se especifica la obligatoriedad de que estos menores lleven un sistema de retención específico en el autobús. Parece un contrasentido, puesto que estos menores son los más vulnerables ante una colisión.

Es verdad que se trata de niños que todavía no están en edad escolar. Sin embargo, también pueden ser usuarios de autobuses. Para los niños en edad escolar, los mayores de tres años, existe una norma específica: el Reglamento General de Circulación indica que en los autobuses (y, en general, todos los vehículos destinados al transporte de pasajeros de más de 9 plazas), estos niños deben utilizar sistemas de retención homologados adaptados a su talla y peso. Cuando no se disponga de estos sistemas se utilizarán los cinturones de seguridad, siempre que sean adecuados a su talla y peso.

La conclusión es que el uso de una sillita ni está prohibido, ni es obligatorio. Es algo que queda sujeto a la disponibilidad de una silla adecuada que pueda ser instalada en el asiento y que no impida el uso de asientos adyacentes, ni el paso seguro de los demás pasajeros. 

Es decir, sí podemos instalar una silla de coche en el autobús escolar, siempre que se cumpla lo anterior. Como es lógico, no es la solución más cómoda, puesto que debemos estar pendientes de instalarla y retirarla cada vez que el pequeño haga uso del transporte escolar, si solo disponemos de una silla.

Existen sillas homologada para su uso en autobús en Europa, que equivalen a los alzadores, y que están indicadas para niños de 15 a 27 kilos, plegables y flexible y fácilmente transportables. 

Hay que tener en cuenta la dificultad que hay hoy en día para poder instalar un SRI en un autobús escolar. Además del hecho de tener que quitarla y ponerla (algo que se puede llegar a realizar), hay que tener en cuenta que la mayor parte de estos autobuses cuentan con cinturones de dos puntos, lo que dificulta la colocación de sillitas, especialmente para los más pequeños. 

Un niño, en función de su edad, puede llegar a abrocharse un cinturón de dos puntos. Sin embargo, estará menos protegido que con un sistema de retención infantil. En el caso de los cinturones de tres puntos, se convierte en premisa fundamental contar como mínimo con un elevador para que el cinturón quede correctamente sujeto y no ocasione daños al menor.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top