Skip to Content

Sin drogas al volante se podrían evitar 900 fallecidos al año: Objetivo Cero

Drogas al volante

Los conductores jóvenes se saben bien la teoría: cuando se les pregunta directamente rechazan los comportamientos arriesgados como pueden ser el consumo de alcohol y drogas antes de conducir. Pero no predican con el ejemplo. 

Un 8,1% declara haber conducido bajo los efectos de las drogas alguna vez en los últimos seis meses y un 2,1% de forma frecuente. También es preocupante saber que más del 30% de pasajeros se ha subido a un vehículo cuyo conductor había consumido porros, cocaína y pastillas,  entre otras sustancias.

Son datos que se desprenden del informe "Conducción y Drogas.  Factores subyacentes a los comportamientos de riesgo"  que acaban de presentar en Madrid Fundación MAPFRE y la Fundación de Ayuda Contra La Drogadicción (FAD)

El estudio analiza de forma detallada y cuantificable lo que los jóvenes (de 16 a 30 años) piensan y perciben acerca de los riesgos a la conducción. El estudio se enmarca dentro de la estrategia ‘Objetivo cero accidentes de tráfico’, un objetivo que, según Jesús Monclús,  Director del Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, "se podría conseguir a medio plazo, calculamos que en el año 2030 en zonas urbanas y en 2050 en autopistas".  Puedes ver este vídeo sobre ‘Objetivo Cero Víctimas’:

La directora general de la Dirección General de Tráfico (DGT),  María Seguí, da un dato que invita a la reflexión: "Si a fecha de hoy ningún conductor se pusiera al volante tras haber consumido drogas,  en un año presentaríamos un informe con 900 fallecidos menos".

A pesar de que la teoría se la saben, a la hora de la verdad una parte de los jóvenes relativiza el consumo de alcohol como factor de alto riesgo (el 13,6%) y los amigos ven normal que se beba o consumo drogas aunque se tenga que conducir (17,5%). 

Una causa del problema la podemos encontrar en la actitud de minorías muy significativas que declaran “saber” lo que pueden consumir, se muestran seguros de sus límites, conocen cómo contrarrestar los efectos de este tipo de sustancias y creen que por ello no tienen que dejar de beber totalmente.

La encuesta deja patente que no se trata de un problema de información sino de por qué los jóvenes asumen estos riesgos e incluso lo ven como ‘normal’. El 42,1% de los que beben alcohol a diario y el 14,9% de los que lo hacen frecuentemente considera que el riesgo de sufrir un accidente se incrementa 'dependiendo de la cantidad' o 'apenas aumenta'.

Así opinan también el 42,9% de los que consumen cannabis frecuentemente y el 26,7% de los que lo consume a diario.

Los datos del Instituto Nacional de Toxicología nos recuerdan que el 39% de los conductores fallecidos en 2014 dieron positivo a drogas ilegales. Las sanciones con detracción de puntos por consumo de drogas alcanzó la cifra de 25.000 el pasado año, de las cuales menos de la mitad corresponden a personas de 16 a 30 años. “La edad media de fallecidos en accidentes de tráfico es de 47 años, la misma edad que para las víctimas por consumo de drogas. El rechazo social a este comportamiento debe ser para todos, no sólo para los jóvenes”, afirma María Seguí.

La DGT ya ha anunciado un aumento de los controles de drogas aumentarán un 38% pasando de los 90.000 iniciales hasta alcanzar los 120.000 que se estima se lleven a cabo a lo largo del 2016.

Hay que tener claro que el consumo de drogas es incompatible con la conducción. “Un conductor drogado deja de pensar con claridad y ya no tiene marcha atrás. Por ello es tan importante que entre todos impidamos que alguien que hay consumido drogas se ponga al volante”, concluye Jesús Monclús de Fundación MAPFRE. Como pasajero, tampoco subas al coche con un conductor que haya bebido alcohol o tomado sustancias ilegales.

Dentro del ‘Objetivo Cero Drogas al volante’, durante todo el año 2016 Fundación MAPFRE realizará una campaña especial para concienciar sobre los peligros de conducir bajo los efectos de las drogas y lo hará distribuyendo vídeos y material educativo, también colaborará con entidades públicas y privadas y llevará a cabo actividades presenciales a través de simuladores, en autoescuelas y realizando charlas y actividades a pie de calle.

Back to top