Skip to Content

La importancia de la homologación para contar con sillas de calidad y unos mínimos de seguridad

La importancia de la homologación para contar con sillas de calidad y unos mínimos de seguridad

21/02/2018

Las sillas de auto son elementos de seguridad esenciales para el bienestar de los más pequeños. Con cada nueva generación de sillas aumenta la seguridad integral de los pequeños, y gracias a las normas ECE R44/04 y la actual i-Size (ECE R129) disponemos de unas bases que nos aseguran unos mínimos de calidad. 

Esto es, en el fondo, lo más importante: disponer de un sistema de homologación adecuado para asegurar al consumidor que va a adquirir una silla de auto de calidad y con unos mínimos de seguridad importantes. Es decir, en definitiva, que va a adquirir un sistema de retención infantil en el que puede confiar la seguridad de sus hijos. El problema nos lo encontramos en aquellos países que no disponen de norma de homologación y que tienen a la venta asientos para niños que no solo no los protegen como deberían, sino que en algunos casos concretos equivalen a no llevar protección alguna.

Esto sucede, en cierta medida y dependiendo de cada país en concreto, en Latinoamérica. En este sentido, es bueno tener presente la infografía que publicamos al respecto de la normativa sobre sistemas de retención infantil hay en América Latina y el Caribe, una infografía que nos da una idea de cómo era la situación en algunos países. Hay que tener en cuenta que la normativa está en constante evolución, aunque todavía hay países con nula legislación en materia de sistemas de retención infantil y, por tanto, con una homologación insuficiente e inadecuada. Y, en algunos casos, inexistente.

No obstante, se están dando pasos en la dirección adecuada, tal y como se refleja en el artículo “Las sillitas de coche que se venden en América Latina y el Caribe se someten a pruebas de seguridad” en lo que respecta al programa PESRI, formado por socios como Global NCAP, ICRT, Fundación Gonzalo Rodríguez (Uruguay), ProTeste (Brasil), ODECU (Chile), El Poder del Consumidor (México) y FIA Región IV.

Hay, sin embargo, un problema subyacente y es que, dentro del programa PERSI, las sillas examinadas cumplen con alguna de las homologaciones más comunes en el mundo, como UN-R44, UN-R129, NBR 14400 o FMVSS 123. Pero esto no es suficiente, porque en países como Argentina nos encontramos con sillas a la venta que, estando homologadas, obtienen puntuaciones bajísimas si se las somete a test serios. 

De hecho, se analizaron 14 sillas de auto que cumplen con alguna homologación internacional, y que se comercializan en Latinoamérica en un laboratorio alemán, y los resultados fueron muy preocupantes, y más teniendo en cuenta que, en ese mismo mercado, se comercializan otras sillas que no están homologadas.

Partiendo de que la calificación máxima es de 5 estrellas, “siete recibieron sólo una estrella como calificación […]. Otras cuatro sillas consiguieron 2, mientras que el resto logró 3”. Esto significa que no solo es importante que los SRI cumplan con una homologación, sino que es imperativo que cada país disponga de sus propios laboratorios para la prueba de sillas de auto, y de instituciones que velen por la buena salud del mercado de sillas de auto.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top