Skip to Content

¿Tu hijo no aguanta los viajes largos? Consejos para un trayecto más ameno y seguro

¿Tu hijo no aguanta los viajes largos? Consejos para un trayecto más ameno y seguro

12/07/2021

¿Quieres realizar un viaje largo pero tienes miedo de que tu hijo no aguante todo el trayecto? Podemos decir que la planificación es clave para que el trayecto transcurra sin problemas cuando viajamos con niños pequeños. No te pierdas estos consejos para conseguir que transcurra sin incidencias y de forma entretenida para ellos. 

-Prepara el viaje con anticipación. Organiza las paradas. Busca zonas de descanso. Recuerda que se aconseja parar cada hora media o dos horas o incluso antes, todo va a depender de las diferentes necesidades de cada familia. El objetivo es que tanto para el conductor para que los niños puedan estirar las piernas. Busca un lugar donde puedas hacer esta parada y que, además, cuenten con zona habilitada para niños. De esta forma, tendrás su momento de diversión y podrán hacer algo de ejercicio y jugar. 

-Por supuesto, revisa el vehículo en profundidad antes del viaje, elige aquellas vías más seguras y lleva todo aquello que puedas necesitar a mano como puede ser un botiquín, pañales, agua… 

-Recuerda que los niños deben ir con el sistema de retención infantil homologado correspondiente según su peso y altura. Es importante elegir bien en qué lugar colocar la sillita. Recordamos que con isofix el centro es el lugar más seguro por estar alejado de ambas puertas. Sin embargo, el asiento trasero de la derecha permite un mejor acceso por parte del conductor. En todo caso, el lugar va a depender del número de pasajeros y, sobre todo, del número de niños que van con sillita. En esta infografía ofrecemos consejos para que las familias puedan transportar correctamente a sus hijos en coche. 

Importante: no hay que quitar el sistema de retención infantil antes de tiempo. Otra tentación es al ver que son muchos los pasajeros y el equipaje, tender a que el niño más mayor viaje sin sillita. Es gran error, sobre todo, si el niño no mide más de 150 cm. Recordamos todo va a depender del país en lo que respecta a normativa. Por ejemplo, en España solo están obligados a llevar SRI lo menores de 135 cm. Sin embargo, es a partir de los 150 cm cuando normalmente el cinturón se les puede colocar directamente y con total seguridad. 

En ese sentido, también hay que incidir en la mayor seguridad que ofrecen los elevadores con respaldo, aunque ocupen más espacio que los alzadores o boosters. 

-Revisa la correcta instalación del sistema de retención infantil y comprueba que está en perfecto estado. Dedica el tiempo necesario a hacerlo y a colocar a los niños correctamente. 

-Procura que el viaje coincida con sus horas de sueño. De esta forma, permanecerán la mayor parte del tiempo dormidos. Se evitan mareos, inquietud, aburrimiento… Una buena opción es conducir de madrugada aunque también hay que tener presente que -pueden propiciar la aparición de la somnolencia y la fatiga. 

-Temperatura agradable dentro del habitáculo. No debe hacer ni mucho frío ni mucho calor. Es importante que el aire no vaya directamente sobre el pequeño. Utiliza el aire acondicionado o climatizador para conseguir esa temperatura ideal: entre los 21 y 23 grados. 

-Realiza una conducción suave y responsable. Es algo que transmitimos a los más pequeños. Si conducimos de manera brusca, esta tensión también llegará a ellos y estarán más intranquilos durante todo el viaje.

-Los niños deben utilizar ropa cómoda y transpirable. Debemos recordar que van a estar mucho tiempo sentados y que la ropa debe ser cómoda para ello. Además y debido a las altas temperaturas durante el día, pueden pasar calor. Se recomienda llevar ropa adicional para poder cambiarles por si fuera necesario. 

-Alimentación ligera y constantemente hidratados. Evita la ingesta pesada de comida antes de viaje y procura que se hidraten constantemente. Recuerda que la comida también contribuye al malestar y al mareo. 

-Procura que no vayan con la cabeza agachada o doblada. Para evitar el mareo (más frecuentes a partir de los 3 años), no es aconsejable  leer durante el viaje ni jugar con el teléfono móvil. Revisa el reclinado de la sillita para que puedan ir cómodos y evitar que la cabeza se les caiga en caso de quedarse dormidos.  Recordamos que existen en el mercado diversos accesorios y dispositivos que prometen mantener una postura correcta de la cabeza en el caso de que los niños se queden dormidos en el coche. La oferta es variada, pero nos podemos encontrar con multitud de esos dispositivos que, como poco, se encuentran en una situación de «alegalidad». Esto significa que son dispositivos que pueden no cumplir con parte de las normativas y, por lo tanto, deben ser evitados. Solo se deben utilizar productos homologados y recomendados por el fabricante del sistema de retención infantil. Consulta en caso de duda con una tienda especializada y en el manual de la propia sillita.

-Se recomienda que un adulto viaje en los asientos traseros junto a los niños. De esta forma, podrá estar con ellos, ayudarles y entretenerles. Cantar, buscar objetos en el paisaje, descansar… Además, puede verificar que efectivamente el niño va adecuadamente en la sillita. Y es que los niños tienden a quitarse el arnés, sacar los brazos… Aquí hablamos de por qué un arnés apretado es un arnés seguro. No se debe continuar el viaje si el niño no cede a ir con el arnés debidamente abrochado ya que el sistema de retención infantil no podrá sujetarle en caso de ser necesario. 

-Cuidado con los objetos sueltos dentro del habitáculo. Un error común puede ser dar un juguete a un niño para que esté entretenido durante el viaje pero debemos tener en cuenta dos puntos. El objeto puede ser lanzado por el propio niño hacia la zona del conductor, poniendo en riesgo la seguridad de todos; y segundo, el caso de siniestro o frenazo brusco, el objeto puede salir igualmente proyectado contra el resto de ocupantes y el propio menor. En esta infografía abordamos la importancia de que todos los objetos vayan adecuadamente sujetos.

-Precaución también con las tablets. Una forma de conseguir que los niños estén entretenidos durante todo el trayecto es ponerles una película. Sin embargo, debemos tener en cuenta que esta acción también conlleva sus riesgos. Por ello, no se recomienda instalar pantallas o reproductores DVD en la parte trasera o delantera del reposacabezas, ya que si no hay la distancia suficiente, la sillita no actúa de manera correcta o el SRI no está bien sujeto, la cabeza del niño puede impactar directamente contra el dispositivo, pudiendo provocarle lesiones muy graves. 

-¿Mirando hacia atrás o hacia adelante? Insistimos en que la forma más segura de viajar es mirando hacia atrás, especialmente cuando el niño tiene menos de 4 años de edad, aunque se recomienda que viajen así el mayor tiempo posible. En un viaje largo podemos correr el riesgo de colocar al niño mirando hacia adelante. Sin embargo, se pone en riesgo su seguridad. A esto hay que añadir que hay que seguir en todo momento las especificaciones del fabricante en lo que respecta al sentido de la sillita. Sobre todo si se trata de bebés o niños menores de 4 años, deben ir mirando hacia atrás. 

-Mareos: como hemos indicado, aparecen de forma más frecuente a partir de los 3 años de edad. ¿El motivo? Lo que percibe el cerebro no está coordinado con las señales que reciben los oídos y los órganos responsables del sentido del equilibrio. Una conducción agresiva, la ingesta de alimentos, leer o jugar a la consola pueden contribuir a ello. Si aparece, se recomienda abrir la ventanilla y procurar que el aire del exterior le llegue a la cara. Si no pasa, habrá que parar para que el niño pueda refrescarse. 

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top