Skip to Content

Evolución de la siniestralidad vial infantil en los últimos años

Evolución de la siniestralidad vial infantil en los últimos años

13/11/2018

La siniestralidad vial infantil se ha visto reducida en las últimas décadas. A ello ha contribuido de forma decisiva los avances en sistemas de retención infantil, en seguridad activa y pasiva en los coches y la mayor concienciación de conductores y pasajeros son algunas de las causas que podemos aducir para entender la tendencia descendente, en la imagen global, de la siniestralidad en España.

Sin embargo, llevamos dos años de subidas moderadas en las cifras de siniestralidad, lo cual es preocupante y nos indica que aún queda mucho por hacer. Los motivos, una vez más, son dispares y difíciles de determinar puesto que son muchos los factores que influyen en los siniestros y en sus consecuencias, pero no cabe duda de que es necesario continuar con la labor divulgativa y de concienciación en el intento por seguir viendo descender estas cifras.

Una década de progresos en la siniestralidad vial infantil

Pese a lo comentado, y pese a que las cifras indican que aumentó el número de fallecidos entre 0 y 14 años si echamos la vista atrás, con más razón debemos pensar que estamos en el buen camino. 

Los datos presentes en el informe de la DGT “Las principales cifras de la Siniestralidad Vial, España 2017” son claras. En 2017 fallecieron 35 menores de 14 años en siniestros viales, 7 más que en 2016. A pesar de estas cifras, el grupo de edades entre 0 y 14 años obtiene una tasa de 5 fallecidos por millón de habitantes, muy por debajo del 38 por millón que registra el grupo de edades entre 35 y 44 años. En el apartado de heridos, se cuentan 346 menores heridos hospitalizados, y 6.611 heridos no hospitalizados. Las cifras de estos heridos, para 2016, fueron de 385 heridos hospitalizados, y 6.925 heridos leves.

Evolución siniestralidad vial infantil 

Hay que desglosar estas cifras para entender las razones de esta subida en el número de fallecidos y que, por el contrario, hayan descendido los heridos. La gran mayoría de menores fallecidos sufrieron incidentes en vías interurbanas, 22 de los 35, mientras que los 13 restantes fallecieron en incidentes urbanos. En el caso de los heridos hospitalizados, 134 fueron en vías interurbanas por 212 en entorno urbano; los heridos no hospitalizados se repartieron entre 2.542 en vías interurbanas, por 4.069 en vías urbanas.

¿Se pueden sacar conclusiones a partir de estos datos? A la vista de los números se puede pensar en que los incidentes en vías urbanas son, mayoritariamente, atropellos o percances en vehículos como las bicicletas, o bien colisiones por alcance (cuando viaja en coche). Son los incidentes más típicos en las ciudades. 

En vías interurbanas, sobre todo en carreteras convencionales, las velocidades involucradas son más elevadas, y las consecuencias de los siniestros son peores, como muestran las cifras de fallecidos. Por el contrario, comprobando los datos de heridos, la alta seguridad de los sistemas de retención infantil es, principalmente, la causa de que, comparativamente, el grupo de edad entre 0 y 14 años tenga una menor siniestralidad en comparación con cualquier otro grupo de edad. 

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top