Skip to Content

Estos son los motivos por los que no deberías fumar y conducir a la vez

27/05/2021

Fumar dentro del vehículo es un mal hábito que es perjudicial, tanto en términos de salud como en lo que respecta a la seguridad vial. Con motivo del Día Mundial sin Tabaco que se conmemora el 31 de mayo, enumeramos aquellos motivos por los que fumar y conducir son incompatibles. 

1-Cuando se fuma dentro de un vehículo, no solo estás perjudicando a tu salud sino también la del resto de pasajeros. Automáticamente se convierten en fumadores pasivos. Según el Ministerio de Asuntos Sociales, Sanidad y Derechos de la Mujer francés, la concentración de partículas en los asientos traseros del coche es diez veces mayor que en el caso del asiento del conductor y multiplica por tres el nivel medio máximo admitido por la OMS.

2-Supone una distracción. Desde el proceso de encendido, pasando por el hecho de desechar la ceniza y hasta por apagar la colilla. Apartar la vista de la carretera, tener una mano completamente ocupada… Según la Dirección General de Tráfico (DGT), al menos un 5% de los accidentes de tráfico se podrían atribuir al hecho de fumar en el interior del vehículo.

3-Peor reacción ante imprevistos. Además de distraer, el hecho de tener un cigarrillo en la mano hace que el conductor no reaccione a tiempo ante situaciones que no tenía previstas en la carretera. Cambiar de marchas o girar el volante son acciones que no se realizan con la misma agilidad si solo hay una 100% disponible. Recuerda que necesitamos las dos manos, sobre todo si queremos hacer giros o movimientos.

4-El humo puede afectar a nuestro campo de visión e irritar los ojos. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de la información se adquiere a través del sentido de la vista, especialmente importante cuando se está al volante.

5-Fumar favorece la aparición de tos. Sufrir un ataque de tos en plena conducción puede ser muy peligroso, ya que obliga a retirar la vista de la carretera. 

6-Enfermedades asociadas y que empeoran con el tabaco y, por supuesto, también afectan a la capacidad para conducir. Por ejemplo, una persona con alergia puede notar un empeoramiento de sus síntomas si fuma. 

7- Muchos países como Inglaterra o Francia han prohibido fumar en el coche si hay menores. Aunque en España no está legislado explícitamente, se puede llegar a sancionar por este motivo. El actual Reglamento General de Circulación recoge que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía”. 

Con esto se puede entender que se puede ser sancionado por cualquier elemento que impida que el conductor pueda moverse adecuadamente, ya que estaría poniendo en riesgo la seguridad del conductor y sus pasajeros.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top