Skip to Content

Esto es lo que nunca debes hacer en los trayectos cortos con niños

Esto es lo que nunca debes hacer en los trayectos cortos con niños

19/08/2021

Hemos hablado en muchas ocasiones de las precauciones que se deben tener en los desplazamientos de largo recorrido cuando se viaja con niños. Sin embargo, es importante incidir en que esta precaución se debe mantener una vez se ha llegado a destino, es decir, en nuestros desplazamientos diarios, aquellos que conocemos como de corto recorrido como pueden ser los que se realizan para ir y volver de la playa o de la piscina, o para acudir a un lugar de ocio. Son esos pequeños desplazamientos que se pueden realizar de forma periódica y a los que no solemos dar la importancia que merecen y, por lo tanto, se asume más riesgo del deseado. 

“Vamos a coger el coche y son solo 5 minutos, no hace falta que te sientes en la sillita” o “no es necesario que te abroches el cinturón, no hay controles de casa a la playa” son algunos de los errores que se pueden decir y cometer en estos desplazamientos cortos. Conoce qué es lo que nunca debes hacer en este tipo de desplazamientos, especialmente cuando viajas con niños:

-Es muy importante que el niño o niña vaya en sistema de retención infantil, por muy corto que sea el camino. Aunque podemos encontramos con normativas (según el país) en donde solo es obligatorio que vayan en sillita hasta los 135 cm, lo ideal es que lo usen hasta los 150 cm, momento en el que el cinturón queda debidamente abrochado. 

-Dedicar poco o nada de tiempo a comprobar que la sillita de coche está bien instalada. Basta con hacer un chequeo, revisar que el cinturón pasa por las ranuras adecuadas o que el isofix está bien anclado, comprobar que la pata de apoyo está firme y que no se mueve con facilidad, que el arco antivuelco está bien, el Top Tether... Es recomendable comprobar su instalación de forma periódica. Aquí abordamos cómo saber si la sillita está bien anclada. Tampoco te pierdas nuestra infografía. 

-Siempre se debe dedicar el tiempo necesario a colocar correctamente al menor dentro de la sillita y abrocharle de forma adecuada el cinturón o el arnés. Que tanto el cinturón como el arnés se encuentren en perfecto estado, no deben contar con dobleces, debe estar correctamente ajustado y bien apretado. Aquí abordamos por qué un arnés apretado es un arnés seguro. 

-No se deben cometer riesgos innecesarios y en todo momento se deben seguir las indicaciones del fabricante. Aquí nos referimos, a que si una sillita se puede colocar mirando hacia atrás y hacia adelante, no debemos colocar al menor en el sentido de la marcha  antes de tiempo. Recordamos que los niños deben ir mirando hacia atrás mínimo hasta los 15 meses y hasta que pesen más de 10 kg. En todo caso, desde Fundación MAPFRE recomendamos que se siga viajando mirando hacia atrás todo el tiempo posible y mínimo hasta los 4 años de edad. Si por algunas de las excepciones previstas por la Ley debe ir en el asiento del copiloto, hay que desactivar obligatoriamente el airbag. 

-Procurar que el niño no vaya mojado o con arena en la sillita. Hay que tener en cuenta que, por un lado, el niño estará más incómodo y, por otro, repercute en el deterioro de la sillita. 

-En este sentido, el niño o niña deben ir completamente vestidos, con pantalón y camiseta. Hay que tener en cuenta que el arnés puede provocarles roces y puede sudar en exceso. Recomendamos el artículo ‘Mi hijo suda mucho, ¿qué puedo hacer para que viaje mejor con la sillita?’.

-Muchos de estos viajes cortos son precisamente para ir a la playa o a la piscina, por lo que se puede ir con más equipaje del habitual: flotadores, sombrillas, toallas, bolsas de playa… Todo debe ir en el maletero y no debe poder invadir la zona de los pasajeros. El objetivo es que no pueda salir disparado en caso de siniestro o frenazo brusco. No te pierdas esta infografía donde abordamos las consecuencias de llevar objetos sueltos o de forma incorrecta en los desplazamientos. 

-Por muy corto que sea el trayecto, también es importante llevar agua y estar hidratado. Las altas temperaturas hacen que se elimine mucho líquido. Los niños están entre los más vulnerables y pocas veces son conscientes de esta necesidad. Además, hay que tener en cuenta. 

-Tampoco se debe dejar, bajo ningún concepto, a un niño solo dentro del vehículo, ya que puede sufrir un golpe de calor. Y es que bastan 10 minutos con una temperatura exterior de 25 grados para que un niño sufra un golpe de calor dentro del vehículo.

-Si el desplazamiento es en bicicleta o moto, recuerda que el menor debe ir siempre con casco. Además, se debe aumentar la precaución debido a la mayor vulnerabilidad de este tipo de usuarios. 

-Distracciones. Por muy corto que sea el trayecto, no se debe utilizar el teléfono móvil mientras se conduce o manipular el GPS. 

-Cero alcohol, drogas y otras sustancias que afecten a nuestra capacidad para conducir. Por mucho que nos conozcamos el camino o por muy bien que nos veamos. Al volante hay que apostar por la tasa 0. También hay que tener cuidado con la medicación. Hay que verificar previamente que no está contraindicado con conducir. 

En los trayectos cortos sé respetuoso con el resto de usuarios de la vía y cumple en todo momento con las normas de circulación. Hay que tener en cuenta que muchos de estos desplazamientos tienen lugar precisamente en vías secundarias, que es donde más siniestros mortales se producen, y en vías urbanas, que es donde más usuarios vulnerables podemos encontrarnos. 

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top