Skip to Content

Adaptador de inclinación, ¿en qué casos se debe utilizar y cómo?

Adaptador de inclinación, ¿en qué casos se debe utilizar y cómo?

19/08/2016

Una duda que nos suele surgir durante la instalación del sistema de retención infantil es si debo utilizar el adaptador de inclinación. Y si es así, ¿cuáles la inclinación adecuada? Lo cierto es que son muchos factores los que se deben tener en cuenta. En ocasiones, el adaptador de inclinación vendrá en la propia sillita. En otras, el propio coche hará que tengamos que adquirirlo aparte. 

La inclinación dependerá en buena parte del niño y del tipo de sillita. No es lo mismo una silla del Grupo 0 y 0+ que del Grupo III. Por ello, lo más recomendable es seguir al pie de la letra las recomendaciones del fabricante. 

Normalmente se suelen incluir consejos sobre cómo utilizar el adaptador de inclinación en las instrucciones para su instalación. Suele ser uno de los últimos pasos antes de colocar al niño y puede variar mucho de un SRI a otro.

Si va en sentido a la marcha y quiere dormir, podemos reclinarla para que esté más cómodo y seguro en la zona de protección. Por el contrario, si está despierto, podemos ponerla más vertical para que pueda mirar por la ventana siempre que sigamos las indicaciones de la marca. Una inclinación excesiva puede resultar perjudicial en caso de accidente.

Algunos fabricantes sólo recomiendan utilizar el adaptador de inclinación en sentido de la marcha. Así, destacan que el asiento solo debe utilizarse en sentido inverso en posición vertical.

Para manipular el adaptador, suele bastar con girar una palanca o rueda que se suele quedar fija en cuanto se suelta.

Muchos fabricantes suelen ofrecer ‘guías’ o ‘marcas’ para que los padres puedan ver que la sillita está correctamente inclinada.

El diseño de los interiores del coche puede afectar también de manera directa al ángulo en que se ajusta el asiento del coche. Por ello, podemos ver que el mismo SRI queda más o menos recto en un coche que en otro. Esto afecta directamente al ángulo en el que el niño se apoya en el asiento. Podemos apreciarlo si la cabeza del niño se va hacia delante o si observamos que el menor está demasiado inclinado.

Los fabricantes destacan que cuanto más pronunciado sea el ángulo del respaldo del portabebés, mayor será la protección. Para el bebé la posición más cómoda es la recta, sobre todo por los músculos de su cuello, los cuales están en desarrollo. Sin embargo, los sistemas de seguridad del asiento no alcanzarán la capacidad óptima si no se colocan correctamente.

En caso de que el SRI resulte demasiado pronunciado en relación al asiento del vehículo, algunas marcas ofrecen la opción de solicitar un adaptador. 

Lo más recomendable es consultar al personal responsable de la venta sobre cuál debe ser la inclinación óptima y, en caso de duda, acudir directamente el fabricante del SRI para que nos indiquen cuál es la forma más segura de colocar a nuestro hijo.

Ayúdanos a conseguirlo

Back to top