Skip to Content

En los aviones los niños también pueden (y deben) utilizar sistemas de retención infantil

Sistemas de retención infantil en aviones

Por supuesto se recomienda que los niños utilicen un sistema de retención infantil adecuado a su talla o peso porque viajarán más seguros, pero no se obliga a ello.

Normalmente las compañías aéreas permiten que los niños muy pequeños, de hasta 2 años de edad, viajen en el regazo de un adulto sujeto con un cinturón infantil que se ancla al cinturón del adulto y que facilita la tripulación de abordo (y no suelen cobrar billete).

Y en principio, partir de los 2 años pueden utilizar ya el cinturón de seguridad del asiento del avión, que es de dos puntos y ajustable.

De todos modos lo mejor sería que utilizasen un sistema de retención específico. Si los padres lo desean las compañías aéreas no suelen poner ninguna pega a que se suba a bordo una silla infantil homologada, la que tengan para el niño en el coche de la familia, aunque siempre viene bien comprobarlo con la compañía con la que se va a viajar antes de emprender el vuelo y así solucionar cualquier duda relativa a los modelos concretos de sillas válidos.

Obviamente el niño ocupará un asiento completo y deberá pagar el billete completo. Es importante tener presente que la silla, ya sea de frente o de sentido contrario, debe poderse sujetar y anclar correctamente al asiento y que tenga dimensiones compatibles, pues en algunos aviones el espacio disponible es limitado.

En general, la mayoría de los asientos infantiles homologados para coches valen para avión. Recientemente las sillitas suelen incluir una etiqueta con el mensaje de que están “certificadas para su uso en vehículos de motor y aviones”. Si es así no debería haber ningún inconveniente.

Por si acaso ten presente también que las compañías aéreas tiene listados con las sillas compatibles con los diferentes modelos de aviones.

Además de las sillas para coche, hay un modelo de sistema de retención infantil específico para avión, que ha sido certificado tanto en Europa como en Estados Unidos. Se suele conocer como CARES.

Es un arnés de cuatro puntos pensado para que el niño vaya sentado directamente sobre el asiento del avión. Se sujeta por abajo al cinturón de seguridad del asiento y por arriba con una banda que abraza el respaldo del asiento. No es obligación de la compañía aérea tenerlo, pero los padres pueden comprar uno y llevarlo consigo. Es ligero (no llega al kilo de peso) y recogido ocupa muy poco espacio (cabe en un bolso o mochila).


CARES_Image_Jayden

Back to top