Skip to Content

¿Puede tener una sillita de coche elementos tóxicos para un niño?

¿Puede tener una sillita de coche elementos tóxicos para un niño?

16/01/2019

En la mayoría de los casos nos fijamos en la seguridad de los sistemas de retención infantil desde el punto de vista físico: si protegen lo suficiente a los niños; si están indicadas para determinadas características físicas; si disponen, o no, de ISOFIX; si ofrecen protección lateral para la cabeza o si están homologadas.

Sin embargo, hay otro punto de preocupación para muchos padres y para las diferentes asociaciones de consumidores, y es la posible toxicidad de algunos componentes de las sillitas. Para estar seguros acerca de este punto se suelen realizar diferentes pruebas de sustancias contaminantes, en las que se rastrean diferentes productos no indicados para uso infantil. En este sentido, se aplican las mismas normas del mundo del juguete y a la industria textil en cuanto a los productos de uso infantil. En estas páginas puedes encontrar las principales sustancias contaminantes que se rastrean en esos tests.

Hace pocos meses, en octubre de 2018, se publicaba el segundo informe de Sistemas de Retención Infantil (SRI) de 2018, realizado en el laboratorio ADAC en Landsberg (Alemania). En él se certificó que un 25% de las sillas analizadas obtuvieron una calificación de “Muy insatisfactoria”, y uno de los problemas destacados es, precisamente, el uso de sustancias tóxicas en algunas de sus piezas, como la naftalina o algunos retardantes de llama que son tóxicos. Este tipo de pruebas se realizan bajo el criterio de las asociaciones de consumidores y los clubes automovilísticos. Puedes ver el informe en PDF en este enlace.

Para estar seguros de que la silla de auto que elegimos es la más segura, hemos de tener en cuenta no solo su seguridad dinámica (en el momento de una colisión), sino también que no incluya estas sustancias “prohibidas” en sus componentes.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top