Skip to Content

Cómo elegir un coche según la normativa Euro NCAP

elegir un coche según la normativa Euro NCAP

Si tenemos pensado adquirir un vehículo próximamente debemos tener en cuenta un aspecto muy importante como es su nivel de seguridad. Dejando a un lado la seguridad subjetiva que nos puede aportar por apariencia o altura, debemos centrarnos en la puntuación que el coche ofrece ante pruebas certificadas por organismos oficiales.

En Europa, la normativa encargada de analizar y valorar el nivel de seguridad de muchos de los coches que salen al mercado es Euro NCAP, un organismo independiente formado por varias entidades europeas con reputación internacional.

Anualmente Euro NCAP hace una selección de los nuevos modelos más populares y representativos del mercado para someterlos a las pruebas de impacto en unas instalaciones destinadas específicamente para esta misión.

Dentro de los ensayos en los que se simulan accidentes reales bajo especificaciones de laboratorio se estudian cuatro grandes apartados: protección para adultos (conductor y pasajero), protección infantil, protección para peatones y, por último, las tecnologías de prevención de accidentes.

En el apartado de protección contra pasajeros infantiles se recogen tres factores:

Por una parte se analiza el grado de protección de los elementos de sujección contra colisiones frontales y laterales. Euro NCAP pone el foco sobre los anclajes de los asientos y su comportamiento en caso de choque, sometiendo a los dummies (que simulan ser menores de entre uno y tres años) en el asiento trasero sobre los SRI recomendados por el fabricante, estudiando tres zonas críticas: el movimiento de la cabeza, la fuerza que tiene que soportar el cuello y la aceleración o desaceleración que sufre el tórax.

La puntuación valorará que los medidores de estas tres zonas clave ofrezcan números bajos, que el maniquí no se descoloque de su lugar y que no sufra golpes contra el interior del coche. Si todo va bien, el resultado es que las sujeciones son correctas.

En segundo lugar se estudia cómo el vehículo es capaz de alojar distintos diseños y tamaños de sillita, es decir, cómo están dispuestos los anclajes ISOFIX dentro del habitáculo, el sistema de anclaje más seguro, y si se tiene en cuenta la normativa i-Size.

Y por último, se valora cómo de seguro es el transporte de los menores dentro del coche en cuanto a la colocación de los SRI. Un punto clave, para que las sillitas ofrezcan su nivel de protección máximo, es que se utilicen de forma correcta y es muy importante que a la hora de su diseño los coches tengan en cuenta al menos los SRI más conocidos para facilitar su instalación.

Consideraciones clave como la longitud del cinturón de seguridad, la posición de la hebilla o la facilidad para acceder a los anclajes ISOFIX y su estabilidad, así como la colocación en sentido contrario de la marcha, son sobre las que Euro NCAP se centra para ofrecer la valoración.

Con los valores obtenidos tras las pruebas de colisión simulada, se puntúa y se ofrece un valor en porcentaje que nos indica el grado de protección para los niños que viajen dentro y que nos puede ayudar a la hora de decantar la balanza entre los diferentes vehículos que estemos pensando comprar.

La forma de graduar cómo de seguro es cada vehículo y hacerlo entendible para todos los usuarios se establece con una escala de estrellas que va de una a cinco para la valoración global, pero las pruebas de cada apartado se ofrecen en porcentaje.

En caso de que nuestras opciones no nos permitan comprar un coche nuevo, podemos consultar en la página web de Euro NCAP modelos de años anteriores.

Back to top