Skip to Content

El coche del futuro velará por la seguridad vial infantil

DefaultAlt

Desde los nuevos sistemas de infotainment (palabra inglesa que viene a significar información más entretenimiento), toda la seguridad activa y pasiva, mejorada, y sistemas como eCall, entre otros, serán aquellos que velarán por nuestra seguridad, incluidos los niños. Un ejemplo de este futuro lo tenemos en el proyecto Isafer al que os recomendamos echar un vistazo.

Además, se habla del coche del futuro como el coche conectado, que toma decisiones, posiblemente autónomo en gran parte de la conducción diaria y con más sistemas de seguridad activa y pasiva de lo que nos podemos imaginar hoy. Además, esos coches llevarán de serie anclajes estándar homologados para los sistemas de retención infantil, como ISOFIX, y llevarán sillas del tipo de hologación i-Size, como mínimo.

Los avances actuales en Seguridad Vial infantil están centrados en, principalmente, la interacción de las sillitas con los airbag del coche. En concreto, los airbag laterales son los que más atención requieren por parte de los fabricantes, ya que el despliegue de los mismos es una fuente de preocupación para los diseñadores, pero más para quien supervisa los test de choque.

Según ROSPA, una sociedad inglesa de prevención de accidentes de tráfico, la clave para mejorar la interacción entre airbags laterales y sillitas para niños está en hacer tests de laboratorio, pero tener en cuenta que se han de ajustar las condiciones a las de las colisiones reales. Otro punto de interés, y donde se puede mejorar en seguridad, es integrar los alzadores en los asientos traseros de los coches, sobre todo en coches familiares.

Este tipo de alzadores integrados, sin embargo, no es un avance que esperamos para el futuro porque hace 25 años que Volvo lo incluyó en sus coches. Lo que sí será un avance claro en el coche del futuro es que estos sistemas como el asiento integrado de Volvo se generalicen, y estén presentes en todos los vehículos de serie.

¿Y el coche autónomo? Aunque todavía está lejos de ser una realidad comercial, el coche autónomo ya empieza a experimentar en carreteras abiertas (es el caso del Bubble Car de Google), y hay voces autorizadas que afirman que en 5 años será posible prescindir del conductor humano, algo que parece ciencia ficción. Sea como sea, el reto del coche autónomo no es tan solo desplazarse, sino garantizar la seguridad de los ocupantes, y en ese campo existen aún muchas controversias y especulaciones.


La realidad es que el coche del futuro será más seguro que el coche actual, contará con más sistemas de seguridad, mejores anclajes y mejores soluciones para los sistemas de retención infantil.

Back to top