Skip to Content

El casco en bici es recomendable sea obligatorio o no

Casco bici obligatorio niños

Lo que sucede es que cuando existe una obligación por ley, las reacciones son de lo más diverso, y además suele hacer más presión la mayoría que está en desacuerdo. La obligación no es la vía más eficiente para conseguir un fin, que es el de salvar vidas mediante la utilización del casco.

Con todo, las obligaciones existentes y previstas por la ley indican que un ciclista debe llevar obligatoriamente el casco reglamentario en determinadas casos. Los 16 años son la frontera entre obligatoriedad y lo contrario, siendo los niños y jóvenes de menos de 16 años los obligados a llevar este sistema, tanto en ciudad como en carretera.

Para los mayores de 16 años, no existe obligación para utilizar el casco por la ciudad, pero sí cuando se circula fuera de la ciudad. Las excepciones son pocas, pero existen: las rampas ascendentes prolongadas, razones médicas o condiciones de calor extremo. La cuestión es, ¿qué hacemos cuando no es obligatorio el uso del casco? ¿Lo usamos, o no?

La obligación no nos deja muchas dudas al respecto, pero cuando se trata de elección entra en juego el sentido común. Es cierto que no es necesario que los peatones lleven casco (también se pueden caer y lastimarse la cabeza), pero los ciclistas no son peatones: son conductores de un vehículo que puede circular por la calzada como un coche, una moto, un camión. Por tanto, comparten el medio, y el riesgo de colisión existe, como todos nos podemos imaginar.

En el caso de una colisión, o un simple incidente, un ciclista pierde el equilibrio y cae al suelo, y tiene cierta probabilidad de golpear con la cabeza contra el asfalto, un bordillo o un coche, por ejemplo. El uso del casco no garantiza la ausencia de lesiones, pero sí reduce en porcentajes elevados las probabilidades de sufrir lesiones graves.

La elección es personal, y depende por tanto de cada persona decidir si lo utiliza, o si no. Nadie puede hacer nada sobre esta cuestión, pero cada uno deberíamos plantearnos los pros y contras de utilizar el casco. Si respetamos las normas y circulamos con precaución, no tiene por qué pasar nada. En el caso hipotético de que sucediese algo, el casco podría ser determinante para evitar las posibles lesiones. Esa es la gran diferencia entre usarlo, o no: un simple podría, las posibles lesiones.

Back to top