Skip to Content

Educación vial: mejor en familia

Educación vial: mejor en familia
Por eso, aunque la educación vial forme parte del aprendizaje curricular en los colegios, el componente emocional que le aporta aprender de su familia hace que sea la base en la que los niños comienzan a forjar su educación.
Es importante que seamos plenamente conscientes de que nuestros hijos van a hacer lo que nos vean hacer. Si sienten que para nosotros es importante cumplir con todas las normas de tráfico,éstas se convertirán en algo importante también para ellos. Es su forma natural de aprender. Cuando ven que antes de ponernos en marcha nos ajustamos el cinturón, que paramos en los pasos de cebra para que pase otra persona o que siempre esperamos a que el semáforo se ponga en verde antes de cruzar, están aprendiendo. Se están educando en seguridad vial.
Podemos explicarles que hay que hacerlo porque es importante, porque van más seguros. Podemos contarles muchas cosas interesantes sobre sus sillitas y cómo les protegen, pero lo fundamental es que vean que nuestro comportamiento y nuestras palabras van de la mano. Con los sencillos gestos de cada día irán aprendiendo que llevar el cinturón correctamente ajustado, por ejemplo, es totalmente necesario y nos evitaremos alguna que otra discusión con ellos.
Este comportamiento responsable en nuestros desplazamientos diarios en el coche, en transporte público o a pie tiene una gran repercusión tanto en su educación como en su comportamiento (presente y futuro).
Y, al contrario, si los mayores, por ejemplo cuando andamos por la calle, cruzamos con el semáforo en rojo de peatones, estamos alentando que los niños nos imiten y, si tienen un accidente, habremos sido responsable del mismo.
Las buenas prácticas diarias son la mejor enseñanza que podemos darles y la mejor forma de velar por su seguridad. Abróchate el cinturón, usa el casco en moto y en bici, respeta las señales y a los demás usuarios de las vías: todo ello serán mucho más que lecciones prácticas de seguridad vial si nos ven hacerlo. Es educación en valores, una tarea en la que todos podemos colaborar pero en la que el papel de la familia es absolutamente fundamental.
Back to top