Skip to Content

Ventajas de un sistema de detección de señales. El futuro de la Seguridad Vial

DefaultAlt

Hoy en día es difícil encontrar modelos nuevos que no incluyan algún sistema de ayuda al conductor. Los fabricantes están apostando por el desarrollo de equipamiento en seguridad con el objetivo de reducir el número de accidentes por distracción del conductor y reducir la gravedad de los mismos.

Los ya habituales sistemas de ayuda al conductor son precursores de lo que será la conducción totalmente automatizada, que culminará en el año 2025. Pero no habrá que esperar tanto para que podamos conducir con un piloto automático específico para autopistas, un sistema que se prevé para el año 2020.

Esta conducción automatizada está llegando al mercado de forma gradual para que los conductores nos acostumbremos a esta forma de viajar en coche y vayamos cogiendo confianza. La base está en los sistemas de asistencia a la conducción que, cada vez más, facilitan una conducción semi-automática como son los que ayudan a cambiar o a permanecer en un carril, a frenar ante un obstáculo o peatón o el control de crucero adaptativo que ayudan al conductor a mantener una velocidad determinada cuando circula por autopista.

Y es en este contexto donde entra en juego el sistema de detección de señales viales gracias al uso de cámaras de vídeo en el interior de los vehículos. Señales como las de prohibición, velocidad, adelantamiento, etc son capturadas por estas cámaras de vídeo y se muestran en el salpicadero del coche.

Este sistema apareció por primera vez en un modelo de BMW en el año 2008. Al principio sólo detectaban los límites de velocidad pero han evolucionado mucho en precisión, calidad, reconocimiento nocturno o en el número de señales detectadas; los hay, incluso, que muestran estas señales en el parabrisas a la altura de la vista del conductor a través del sistema head-up display.

El objetivo de esta tecnología es ayudar a mejorar la seguridad vial del conductor, sobre todo cuando está cansado o no ha sido capaz de fijarse en las señales. ¿Qué conductor en algún momento no sabía a qué velocidad máxima debía circular? Y esto pasa porque la señalización puede variar según los tramos de una misma carretera, lo que genera confusión e incluso distracciones.

La correcta señalización de las infraestructuras es vital para la seguridad, ya que, además de regular el tráfico, informan al conductor sobre el estado de las vías. Por esta razón que haya un sistema capaz de detectar y reconocer de forma automática y en tiempo real señales a partir de imágenes capturadas desde un vehículo en movimiento supone un gran paso para la seguridad vial.

En estos momentos el reto está en combinar este sistema de detección de señales con otros sistemas de ayuda a la conducción con el objetivo de ofrecer más seguridad y comodidad al conductor y todo con un objetivo final: lograr la conducción totalmente automatizada y cero accidentes en las carreteras.

Objetivo Cero

Back to top