Skip to Content

¿Deberían los trenes contar con sistemas de retención infantil?

SRI en los trenes

El tren se considera un vehículo muy estable, porque se desplaza sobre carriles, y porque el trazado de las curvas es de radio amplio. El movimiento del tren suele ser, salvo situaciones excepcionales, muy progresivo y suave, pues circula a velocidad casi constante en las fases de crucero, o bien acelera y frena con gran antelación para evitar brusquedades.

Es por esto que en general es muy difícil que los pasajeros experimenten movimientos o sacudidas bruscas cuando van sentados.

Esta es una diferencia importante con respecto a los vehículos que se desplazan por carretera, donde hay mucha más incertidumbre e imprevistos, o con respecto a los aviones, donde pueden sobrevenir turbulencias inesperadamente.

De la misma manera que los trenes no cuentan con cinturón de seguridad en los asientos, tampoco es obligatorio que los niños utilicen sistemas de retención infantil de ningún tipo. Los niños pueden ir sentados en los asientos sin mayores requerimientos.

Ahora bien, ¿sería oportuno e interesante que los trenes contasen con sistemas de retención infantil? La respuesta es un tanto compleja, y está íntimamente relacionada con la necesidad o no del cinturón de seguridad. La realidad es que no hay consenso en el ámbito técnico y normativo al respecto, y se encuentran voces a favor y otras en contra.

De todos modos, como en cualquier otro vehículo en movimiento, y aunque solo fuera por prudencia y para las situaciones excepcionales que podrían sobrevenir (como una frenada de emergencia o un accidente), no estaría de más que los asientos de los trenes tuvieran cinturones de seguridad, o que los niños utilizasen un sistema de retención, para evitar que se deslicen en el asiento o se golpeen contra otros elementos del tren.

Para que los niños puedan utilizar un sistema de retención infantil en un tren ni siquiera es necesario que los asientos cuenten con cinturón de seguridad, aunque si lo tuvieran se podrían utilizar sillas infantiles de coche.

Se pueden utilizar los sistemas de retención infantil de viaje, que existen para autobuses que no tienen cinturones de seguridad. Constan de arnés y bandas o correas de sujeción que abrazan el respaldo del asiento para quedar bien sujetos. Se pueden desmontar con facilidad y se pueden guardar ocupando poco espacio.

En este caso, aunque no exista una necesidad imperativa, siempre es mejor prevenir, que lamentar.

Back to top