Skip to Content

Datos significativos de siniestralidad vial en 2013

Datos significativos de siniestralidad vial en 2013
Un trabajo exhaustivo que recoge las principales cifras para su análisis y su divulgación con el ánimo de concienciar de manera directa a los conductores españoles y de forma indirecta a peatones, ciclistas, personas mayores y jóvenes en la necesidad de compartir el objetivo de cero lesionados y cero fallecidos en accidentes de tráfico.
En 2013, España ocupó la quinta posición en el ranking europeo de tasas de víctimas mortales: 36 fallecidos por millón de habitantes, de los cuales el 3% eran niños. Una cifra que nos sitúa por debajo de la tasa europea (52 fallecidos por millón) y también en el camino de los objetivos de la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020. De todas formas, aunque estas cifras supongan una reducción del 12% respecto al año anterior, estamos aún muy por encima y lejos del objetivo final de 0 muertes accidentes en la vía pública.

Durante 2013 se notificaron 89.519 accidentes con víctimas que ocasionaron 1.680 fallecidos en el momento o hasta 30 días después, 10.086 ingresos hospitalarios y 114.634 heridos leves. Entre los fallecidos, 46 eran niños entre 0 y 14 años. También hubo 410 heridos infantiles graves y 5.502 heridos leves. 25 menores fallecieron como pasajeros en  vías interurbanas. En vías urbanas e interurbanas fallecieron 15 niños como peatones, 5 como ciclistas y 1 como conductor de un tracto agrícola.

Pese a la normativa y a las campañas de concienciación, el 22% de los fallecidos y el 10% de los heridos graves totales en turismos y furgonetas en vías interurbanas no utilizaban el cinturón de seguridad. Tampoco lo utilizaban 21 fallecidos de los 75 que murieron en vías urbanas ni el 20% de los heridos graves.

En relación a las víctimas infantiles, 4 de los 20 niños fallecidos menores de 12 años , el 20%, no llevaban sistemas de retención infantil en el momento del accidente. Tampoco 14 de los 88 heridos graves, el 16%, ni 197 de los 2.741 heridos leves, el 7%. Unas cifras inasumibles que podrían haberse visto muy reducidas con la utilización de los sistemas de retención infantil adecuados.

Por eso, desde FUNDACIÓN MAPFRE, hacemos hincapié en la necesidad de hacer de la seguridad infantil una prioridad y poner en práctica todos los mecanismos de protección a nuestro alcance. Sea cual sea la distancia a recorrer, los menores deben estar siempre correctamente asegurados: con unasillita infantil homologada hasta los 135 cm de altura y, cuando los superen, cinturón de seguridad de adulto asegurándose de que les queda perfectamente ajustado. Si no es así, el uso de un cojín elevador resulta absolutamente imprescindible para su seguridad.

Conseguir que todos los niños circulen lo más protegidos posibles en todo momento, es tarea de todos. El objetivo a conseguir entre todos es que ningún niño muera en las calles y carreteras de nuestros países.

Back to top