Skip to Content

CuidadoSOS sigue adelante por España

DefaultAlt

La prevención se enseña. Uno puede aprender a tomar diferentes medidas para reducir el riesgo de sufrir un accidente. Como con tantos otros conocimientos, cuanto antes los aprendamos, tanto mejor. No hay que perder la oportunidad de enseñar a los niños desde pequeños a reconocer riesgos y evitarlos, y en el peor de los casos, si ha sucedido un accidente, poder actuar rápido y llamar a los servicios de emergencia.

Con esta intención nació el programa CuidadoSOS de FUNDACIÓN MAPFRE: para enseñar a los niños a ser precavidos y a que desarrollen hábitos instintivos, vean dónde puede haber un peligro y se autoprotejan, para prevenir accidentes infantiles. El programa ha pasado ya por Cantabria y por La Rioja, y ha llegado recientemente a Asturias. Poco a poco irá visitando diferentes provincias.

Con este programa los formadores se acercarán por diferentes centros escolares para realizar talleres educativos con los niños, con edades desde los 5 hasta los 12 años, donde de manera didáctica y participativa aprenderán a tener más cuidado y prevenir accidentes en el hogar, en el colegio y en la calle.

Aprenderán por ejemplo a tener cuidado para no sufrir caídas, a evitar las quemaduras y a reconocer los productos tóxicos que hay por casa. También verán cómo actuar si hay un incendio, si hay que evacuar el colegio o cómo evitar accidentes de tráfico. Se les enseña además a realizar maniobras de asistencia de urgencia.

Enseñar a los niños desde bien pequeños a prevenir accidentes es la mejor inversión que se puede hacer. Y enseñarles a prevenirlos cuando se circula en coche también lo es. La educación en prevención es también la educación vial, para ser peatones, ciclistas y pasajeros, y cuando sean mayores también conductores, más precavidos, responsables y seguros.

Desde luego la educación vial se enseña en gran parte con el ejemplo. Un gesto fundamental es viendo como los adultos “van sujetos” en el coche con su cinturón de seguridad, y entendiendo que ellos también deben “ir sujetos” con su sistema de retención infantil, con su “sillita”.

La silla infantil, sus arneses o el cinturón de seguridad son elementos necesarios para viajar en el coche más seguro y protegido, y para reducir la gravedad de las lesiones en caso de accidente. Cuando los niños lo aprenden desde muy pequeños, y lo asumen con naturalidad y normalidad, esos buenos hábitos preventivos se afianzarán en su mente para toda la vida.
Si quieres saber más sobre el programa CuidadoSOS, puedes visitar su página web.

Back to top