Skip to Content

Cuatro formas de ir al colegio de una forma más sostenible

Cuatro formas de ir al colegio de una forma más sostenible

13/09/2021

Todos y cada uno de nosotros podemos aportar nuestro granito de arena para lograr un mundo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Una forma de hacerlo es cambiando nuestra forma de desplazarnos, y qué mejor forma de hacerlo que inculcando estos valores a los más pequeños. ¿Llevas a tus hijos al colegio de una forma sostenible? Con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, abordamos cuatro formas de ir al colegio que no contaminan y ofrecemos consejos para hacerlo de forma segura. 

1-Caminando: sin duda, la forma más eficiente de ir al centro escolar. Planifica el trayecto, calcula el tiempo que necesitas para ir de tu domicilio al colegio y volver sin contratiempos y, por supuesto, elige aquella ruta más segura: aceras en mejor estado, menor circulación o mejor regulación del tráfico, con semáforos y, si es posible, con un camino escolar seguro, es decir, rutas establecidas que se consideran seguras para los peatones y muy especialmente par los niños. En este artículo hablamos de los requisitos para que un camino escolar sea seguro.

Aprovecha este trayecto para enseñar al niño las principales normas de circulación y cómo debe caminar sin poner en riesgo su seguridad. Aquí hablamos de cuándo están preparados para ir solos al colegio

Igualmente, en esta infografía ofrecemos consejos para los niños como peatones. 

2-Bicicleta: no contamina. Sin embargo, es necesario que el niño tenga una destreza y conocimientos necesarios para ponerse sobre dos ruedas. Hay que tener en cuenta la edad, la autonomía y capacidad del menor para seguir las normas y cumplirlas. Hay que señalar que muchos colegios también han establecido rutas específicas para fomentar que sus alumnos vayan en bicicleta al centro. De hecho, nivel europeo se quiere fomentar este medio de desplazamiento. 

Recordamos que siempre se debe llevar casco y se recomienda el uso de otras protecciones como codilleras o rodilleras, además de elementos reflectantes. 

Si el niño va como pasajero, destacar que un adulto (mayor de 18 años) solo puede transportar a un niño como pasajero si es menor de 7 años. Los niños deben ir acomodados en un asiento adicional homologado según la norma UNE-EN 14344:2005. Estos asientos tienen respaldo, arnés y reposapiés. Hay que asegurarse de que el asiento esté perfectamente anclado a la bicicleta. Lo más habitual es utilizar una silla trasera, que se coloca sobre un portaequipajes, pero también hay sillas delanteras, que se colocan sobre la barra, entre el sillín y el manillar.

3-Transporte público: una forma eficiente del ir al colegio y que combina el paseo con el transporte público como el metro o autobús. Hay que seguir los consejos de seguridad en todo momento y, por supuesto, si el niño o niña es muy pequeño, debe ir acompañado de un adulto. 

Si vas en autobús urbanos, recordamos que la forma más segura para un niño es hacerlo con un sistema de retención infantil. Sin embargo, debido a que la mayoría de los cinturones son de dos puntos, esto es inviable. 

4-Autobús escolar: es una forma mucho más sostenible que el vehículo privado ya que se realiza un solo viaje para trasladar a muchos niños. Recordamos que todos los pasajeros mayores de 3 años de edad deben hacer uso del cinturón de seguridad u otros sistemas de retención homologados, correctamente abrochados, tanto en circulación por vía urbana como interurbana, siempre que el vehículo disponga de ellos.

Aquí te ofrecemos recomendaciones para que los niños viajen de forma segura en autobús escolar. Igualmente, te recomendamos nuestra infografía

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top