Skip to Content

Cuánto más crecen los niños menos quieren hacer uso del SRI, ¿qué hacer al respecto?

Cuánto más crecen los niños menos quieren hacer uso del SRI, ¿qué hacer al respecto?

23/04/2018

Siempre hay un momento en la vida de todo padre en el que enfrentarse a situaciones complejas de manejar, y el caso de los viajes en coche no es una excepción. Llega un momento en que los niños ya se ven lo suficientemente mayores como para no utilizar su sistema de retención en el coche y se resisten a su uso, poniéndonos a veces contra las cuerdas con sus argumentos… o rabietas.

Como es lógico, no podemos ceder a su capricho porque la ley nos obliga a que los menores viajen en sus correspondientes sistemas de retención. Más en concreto, “los ocupantes menores de edad con una estatura inferior o igual a 135 cm deberán viajar en asientos traseros, empleando un sistema de retención homologado adaptado a su talla y a su peso”. Puedes encontrar todos los detalles sobre la normativa en este artículo.

Por eso hemos de recurrir a todo nuestro arsenal de mano izquierda y convencerlos de la necesidad de seguir utilizando el SRI. Esta situación se suele dar en los niños que están utilizando sistemas de retención infantil en sus últimas fases, los llamados cojines elevadores o los sistemas del grupo 3. Estos niños podrían creer que por sus características físicas tan solo sería necesario el uso del cinturón de seguridad, por “verse mayores”.

También se pueden dar casos de niños más pequeños que se resisten a ser acomodados en las sillas de auto, aunque se suele deber más a una rabieta que a una razón más elaborada. En esos casos, la paciencia y la perseverancia serán nuestras mejores aliadas, así como tratar de proporcionarles entretenimiento de manera que acepten mejor el viaje en coche, con los arneses bien ajustados.

Para niños algo mayores, lo más indicado es mantener un diálogo con ellos y hacerles entender que el uso de la silla es necesario para su seguridad. Dependiendo del grado de madurez del niño o la niña podremos conseguir más mediante ese diálogo que imponiendo por la fuerza el uso de la silla de auto. Sea como sea, siguen siendo niños y si podemos hacerles el viaje más entretenido, aceptarán de mejor grado el uso de este dispositivo de seguridad y la pequeña incomodidad que supone ajustar bien el cinturón de seguridad o, en el caso de que todavía utilice grupos menores, los arneses de sujeción.

En el caso de niños que ya han alcanzado o superan los 135 cm puede surgir la duda de eliminar el sistema de retención infantil de la ecuación. La principal recomendación al respecto es mantener el SRI tanto tiempo como sea posible, incluso hasta una estatura de 150 cm porque, a pesar de que la ley no nos obligue a seguir utilizando dicha silla de auto, los niños estarán más protegidos entre otras razones porque, con ella,  el cinturón de seguridad se mantendrá mejor colocado. 

En ningún caso debemos ceder cuando un niño se niega a utilizar la silla del coche, ni cuando se trate de desplazamientos muy cortos, siquiera. Por otro lado, ceder una vez nos hace vulnerables cuando se repita la situación, ya que habremos creado un precedente y no nos será fácil explicar al niño por qué algunas veces puede saltarse la norma, y otras no.

Como padres, es nuestra responsabilidad educar a nuestros hijos en conceptos como la seguridad vial desde muy pequeños. Las razones para utilizar el sistema de retención infantil todo el tiempo que sea necesario son muy poderosas y redundan en su seguridad, y la de todos.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top