Skip to Content

¿Cuándo debe ir un acompañante o supervisor en el autobús escolar?

¿Cuándo debe ir un acompañante o supervisor en el autobús escolar?

07/12/2020

Cada día más de 600.000 alumnos utilizan el autobús escolar para acudir al colegio y regresar a casa, según el Observatorio del Transporte de Viajeros por Carretera, del Ministerio de Fomento en España. Se trata de uno de los transportes más seguros. Precisamente, con el objetivo de garantizar que todos los menores que viajan en este transporte lo hagan de una forma adecuada y se lleven a cabo unas medidas de seguridad, se establece la figura del acompañante o supervisor. ¿En qué circunstancias debe estar y cuál es su cometido?

En España, el Real Decreto 443/2001, de 27 de abril, sobre condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores, recoge en su artículo 8 la figura del acompañante.  En este sentido, se indica que “será obligatoria la presencia a bordo del vehículo durante la realización del transporte de, al menos, una persona mayor de edad idónea, distinta del conductor, acreditada por la entidad organizadora del servicio, salvo que expresamente se hubiera pactado que la acredite el transportista, que conozca el funcionamiento de los mecanismos de seguridad del vehículo, encargada del cuidado de los menores durante su transporte y las operaciones de acceso y abandono del vehículo, así como, en su caso, de la recogida y acompañamiento de los alumnos desde y hasta el interior del recinto escolar”.

Esta figura es obligatoria en los siguientes casos:

- En los transportes públicos regulares de uso especial de escolares por carretera, cuando al menos la tercera parte, o más, de los alumnos transportados tuviera una edad inferior a dieciséis años en el momento en que comenzó el correspondiente curso escolar. Se contará con esta figura siempre y cuando así se especifique en la correspondiente autorización de transporte regular de uso especial y, en todo caso, siempre que se transporten alumnos de centros de educación especial, debiendo, en este supuesto, contar el acompañante con la cualificación laboral necesaria para la adecuada atención a este alumnado de necesidades educativas especiales.

-En los transportes públicos discrecionales de viajeros en autobús, cuando tres cuartas partes, o más, de los viajeros sean menores de dieciséis años.

-En los transportes privados complementarios de viajeros por carretera, cuando la tercera parte, o más, de los viajeros sean menores de dieciséis años y se transporten alumnos de centros de educación especial o se trate de transportes cuyo origen o destino sean distintos del domicilio de los menores o del centro docente en que cursan estudios.

-Cuando en estos transportes públicos y privados de autobús, al menos, el 50% de los viajeros tengan menos de doce años de edad. 

En este sentido, el acompañante o supervisor debe situarse en las inmediaciones de la puerta de servicio central o trasera

Hay que tener en cuenta que si es obligatoria la figura de este acompañante, no se puede realizar el transporte si éste no se encuentra dentro del autobús, salvo que su no realización suponga un riesgo mayor para los menores. En este sentido, señalar que no cumplir con esta obligación de manera reiterada supone un incumplimiento del contrato y el transportista será responsable del cumplimiento de esta obligación con independencia de a quién corresponda aportar el acompañante, lo cual se puede especificar en el correspondiente contrato. 

Desde Fundación MAPFRE queremos concienciar de la importancia de que este transporte escolar se haga de forma segura. Por ello, hemos elaborado esta infografía con consejos para el autobús escolar:

Transporte escolar

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top