Skip to Content

Consejos para viajar en coche con los más pequeños en días de nieve

Consejos para viajar en coche con los más pequeños en días de nieve

14/12/2018

Estas fechas prenavideñas nos animan a hacer alguna escapada en familia a la nieve. Viajar en coche con niños a la nieve es una aventura que gusta a todos, pero es necesario seguir una serie de precauciones para poder disfrutar al máximo del viaje.

Como en cualquier otra situación, todos los ocupantes han de estar correctamente sentados y con sus cinturones o arneses bien abrochados, y los niños deberán viajar sentados en su sistema de retención infantil, uno adecuado a sus características físicas, abrochados correctamente y sin holguras

La climatización del coche es importante. Aunque viajemos a la nieve no debemos sofocar a los ocupantes con un exceso de temperatura, entre otros motivos porque la ropa de invierno ya abriga de por sí, y porque no conviene sufrir un cambio drástico de temperatura entre el interior del habitáculo y el exterior. Es importante que, además, los niños pequeños estén bien hidratados.

LA CONDUCCIÓN SOBRE NIEVE

La conducción sobre nieve debe ser suave y prudente, aumentando la distancia de seguridad. Debemos adelantarnos a cualquier posible eventualidad y siempre circular en marchas largas, frenando con exquisita suavidad y sin efectuar movimientos bruscos.

Debemos asegurar que la visibilidad sea máxima en estas condiciones, limpiando bien los cristales (sobre todo parabrisas, pero también las ventanillas y todos los cristales en general), los retrovisores y los faros delanteros y traseros. Es tan importante ver como que nos vean.

En caso de que necesitemos frenar, utilizaremos el freno motor y, en caso de necesidad, pisaremos el freno muy suavemente para evitar el bloqueo de las ruedas, y también para evitar que el ABS entre en funcionamiento, porque podría alargar la distancia de frenado considerablemente.

Hemos de llevar siempre cadenas en el coche, ya sean las tradicionales o las más modernas. Si llevamos neumáticos de invierno no nos hará falta utilizar cadenas. Otras precauciones importantes cuando salimos a la nieve las podemos resumir en una lista rápida:

  • Llevaremos el depósito lleno y las baterías de los móviles cargadas por si necesitamos solicitar asistencia o pedir ayuda.
  • Además de llevar agua suficiente, también podemos llevar comida fácil de transportar (galletas, frutos secos, fruta, etc.).
  • Que no falten las mantas y ropa de abrigo extra por si se hace necesario pasar un tiempo en el coche.

Para viajar a la nieve en familia hemos de extremar las precauciones, puesto que aumenta el riesgo. Y con niños, todavía más.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top