Skip to Content

¿Primer viaje en transporte público para ir al colegio? ¡No te pierdas estos consejos!

¿Primer viaje en transporte público para ir al colegio? ¡No te pierdas estos consejos!

17/09/2019

Entramos de lleno en el nuevo curso escolar, y para miles de niños será su primera experiencia en el colegio. Para muchos otros, la necesidad de utilizar el transporte público para llegar a sus centros escolares será nueva, y tendrán que adaptarse a ello rápidamente.

Aunque no sea el principal medio de transporte para que el niño vaya al colegio, siempre es interesante saber a qué debemos atenernos cuando nos montamos con los pequeños en el autobús. Puede que normalmente nos desplacemos en coche particular y que, un día, por el motivo que sea, necesitemos echar mano del autobús. Lo primero que hemos de saber es que no hablamos del transporte escolar: se trata del autobús urbano de siempre, o bien un autobús interurbano.

En el caso de un autobús urbano, todo dependerá de si llevamos carrito o no. En caso afirmativo, hay una zona en el centro del vehículo reservada para estacionar el carrito y podremos sujetarlo con unos cinturones especiales, y que así no se mueva durante el trayecto.

Al utilizar el autobús urbano, y si el menor no utiliza silla y va por su propio pie, debemos asegurarnos de que se siente correctamente y que no se levante durante el trayecto, para evitar caídas o golpes. Es desaconsejable que viaje de pie, en el suelo, por la posibilidad de que ocurra un frenazo inesperado y el pequeño caiga al suelo.

Si nos referimos al interurbano, en España tenemos el Reglamento General de Circulación que indica que esos vehículos (y, en general, todos los vehículos destinados al transporte de pasajeros que cuenten con más de 9 plazas) es obligatorio el uso de sistemas de retención homologados para los niños de más de tres años, ya sean los asientos equipados con cinturones de seguridad, o con otros sistemas de retención homologados.

El problema del cinturón del autobús es que es de dos puntos, sin banda diagonal. Ese tipo de cinturón no tiene las mismas características de protección que el cinturón de tres puntos, ni mucho menos la misma capacidad de retención que los arneses de cinco puntos de las sillitas de coche de los más pequeños.

Es por ello que lo ideal sería poder utilizar una silla infantil en ese tipo de transporte. Es posible hacerlo siempre y cuando la sillita pueda ser sujetada correctamente en el asiento del autobús, y que no impida la libre circulación del resto de pasajeros. Es decir, debe caber entre las filas de asientos, no puede invadir el espacio del asiento contiguo, y debemos poder sujetar la silla con el cinturón de seguridad de manera que no pueda volcar, o moverse sin control.

Existen arneses de seguridad homologados específicamente para los asientos de autobús, que son menos voluminosos y se sujetan con varias bandas y correas al asiento.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top