Skip to Content

Consejos para el primer viaje con un recién nacido en Semana Santa

Consejos para el primer viaje con un recién nacido en Semana Santa

Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina, muchas familias planean viajar a sus ciudades de procedencia o escapadas para disfrutar del ocio, el buen tiempo, el mar o la montaña. Cuando un recién nacido entra en nuestras vidas, se nos pueden plantear dudas de cara a planificar el desplazamiento, ya sea en coche, avión o cualquier otro medio de transporte. Estos consejos serán de utilidad a la hora de preparar un viaje en coche con recién nacidos.



El viaje en coche con un recién nacido, ¿qué tener en cuenta?

Los viajes en coche son los más frecuentes en estas fechas, y muchas familias tienen dudas a la hora de la planificación del mismo, su duración o qué llevar para que el bebé esté entretenido y no le falte de nada. Debemos tener en cuenta que podemos desplazarnos con el niño desde una edad muy temprana siempre que lo adaptemos a la distancia de manera progresiva, parando con frecuencia y permitiéndole explorar y mantenerse relajado.

El bebé debe viajar en un sistema de retención infantil adecuado a sus características físicas, correctamente abrochado y en los asientos traseros del coche y, a poder ser, acompañado por un adulto para entretenerse, jugar o simplemente para cerciorarse de que todo va bien cuando viajan a contramarcha. Esta orientación es la más recomendada mientras se pueda hacer cómodamente, incluso hasta los dos o tres años de edad. Os recomendamos la infografía: ‘Tipos de sillas de coches para niños’.

Debemos planificar la ruta de forma que podamos parar con frecuencia, normalmente cada hora y media o dos horas como máximo, pero si el bebé es muy pequeño o se muestra incómodo e inconsolable durante el viaje, debemos parar y atenderlo. Cada vez que paremos en un sitio adecuado para poder hacerlo, debemos sacar al bebé de la silla y dejar que se mueva con libertad. Si es muy pequeño o recién nacido lo atenderemos, y podemos aprovechar para alimentarlo y asearlo. Lo importante es que se puedan desperezar y oxigenar, que se distraigan un rato y que mantengan su rutina de aseo y alimentación.

Mantener una buena temperatura en el habitáculo es muy importante para el bebé. Lo ideal es que no haga mucho frío o calor, y que el niño viaje cómodo en ese sentido. El aire acondicionado se puede utilizar, pero con precaución ya que el chorro de aire no debe incidir en el pequeño; es conveniente instalar parasoles en las ventanillas para protegerle, y el bebé no debe ir abrigado en exceso. Aunque en el exterior haga frío, en la sillita no debe viajar con el abrigo puesto.

Por supuesto, nunca se debe dejar solo al bebé dentro del coche (vídeo), y si viaja dormido hemos de comprobar cada cierto tiempo si tiene mucho calor (si suda, por ejemplo) o si tiene las manos frías, síntomas de que hemos de corregir la temperatura, o parar para descansar y airearnos, o abrigarnos.



Llevaremos el equipaje necesario para la comodidad del bebé

Una de las dudas más frecuentes es qué llevar como equipaje para el bebé. Podemos optimizar esto con facilidad, pero existen una serie de productos y complementos que no debemos olvidar para asegurar que el recién nacido disponga de todo lo necesario para satisfacer sus necesidades durante el viaje:

- Pañales de sobra, un cambiador, toallitas y en general todo lo necesario para el cambio del bebé y su aseo.

- Una muda completa (a mano, no nos referimos al contenido de la maleta), y una prenda de abrigo por si acaso refresca. Esto tiene sentido en primavera y verano, ya que en otoño e invierno es más que evidente.

- Agua embotellada, utensilios para la comida y lo necesario para prepararla en cualquier lugar.

- Juguetes adecuados para el viaje: blandos, ligeros y sin aristas como por ejemplo libros de tela con texturas, sonajeros y muñecos de tela… También podemos llevarnos un repertorio suficiente de canciones para bebés, para su entretenimiento.



Esta Semana Santa, ‘Objetivo Cero Accidentes’
 
No olvides estos consejos para hacer de tu viaje de Semana Santa el viaje más seguro:
 
1. Respeta las normas de circulación, especialmente el límite de velocidad y utiliza los cinturones.

2. Los niños, siempre con el sistema de retención infantil correctamente instalado, y con los arneses bien abrochados.

3. Respeta a los ciclistas y motoristas, y respeta la distancia mínima de 1,5 metros al adelantarlos.

4. Evita  las distracciones, no utilices el Smartphone mientras conduces y programa el GPS antes de salir. Puedes descargar la app DRIVEMESAFE en Google Play.

5. Descansa con frecuencia, como máximo cada dos horas o 200 km. Si viajas con bebés o recién nacidos, para las veces que sea si ellos lo necesitan.

6. Pasa una revisión del coche para asegurarte de que esté en perfecto estado en un taller especializado. No olvides comprobar la rueda de repuesto o el kit de reparación de pinchazos.

7. Mantén la distancia de seguridad.

8. No lleves exceso de equipaje y colócalo de manera adecuada. En ‘Seguridad Vial para Mayores’ nos dan unos consejos para colocar el equipaje en nuestros viajes largos.

9. Al volante, cero alcohol y drogas.


Objetivo Cero Accidentes: Ayúdanos a Conseguirlo

Back to top