Skip to Content

Consejos de prevención de incendios con niños

Consejos de prevención de incendios con niños

15/02/2017

La prevención es un factor fundamental si queremos evitar accidentes, especialmente cuando hablamos de niños. En esta ocasión, vamos a hablar de los incendios y de cómo evitarlos. Y es que el 4,2% de las víctimas mortales por incendios en 2015 han sido precisamente niños de 0 a 14 años, es decir, durante el año 2015 un total de 6 niños de 14 años o menos perdieron la vida con motivo de un incendio.

El informe ‘Víctimas de incendios en España 2015’, elaborado por Fundación MAPFRE, en colaboración con la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos, indica que durante el año 2015 fallecieron un total de 143 personas por incendios o explosiones, un 11,7% menos que en el año anterior.

Cuando hablamos de niños, el 4,2% de estas víctimas mortales tenían entre 0 y 14 años de edad. Hablamos de un 0,85 en el índice por millón de habitantes y de 0,69 en los niños de 15 a 19 años. En este caso, el 3,5% de las víctimas mortales estaba entre esta edad (5 niños).

Si queremos concretar más en la edad, el informe indica que el índice por millón de habitantes de niños de 0 a 4 años fallecidos por incendio o explosiones en 2015 es de 1,79. De 5 a 9 años es de 0,81; de 10 a 14 años de edad de 0,00; y de 15 a 19 años de 0,46.

Debemos tener en cuenta que la mayoría de las muertes relacionadas con incendios es atribuible a la inhalación de humo en lugar de quemaduras. 

CONSEJOS PARA PREVENIR 

Los accidentes causantes de quemaduras son la cuarta causa de muerte violenta en la infancia y son especialmente frecuentes en niños de entre 12 y 24 meses de vida. Sin embargo, las quemaduras térmicas son más frecuentes en niños de 3 a 6 años. La ‘Guía para Padres sobre la prevención de lesiones no intencionadas en la edad Infantil’, de Fundación MAPFRE, nos ofrece una serie de recomendaciones para evitar los principales causantes de estas lesiones en los más pequeños.

-Los niños carecen de preparación y experiencia para hacer frente a los peligros. Por lo tanto, los padres, maestros y educadores en general, son quienes deben protegerles y quienes deben aplicar de una forma especial las medidas de seguridad.

-Instalar en todos los enchufes de la casa artículos de seguridad específicos. También debemos evitar manipular todos aquellos objetos que puedan ser peligrosos y que el niño quiera imitar como manipular enchufes o cableado.

-Los mecheros y las cerillas son elementos que llaman especialmente la atención del niño. Evita utilizarlos delante de él y procura guardarlos en un lugar seguro y retirado de su alcance. Esto mismo haremos con los líquidos inflamables.

-Hay que extremar la precaución con los cigarrillos y las velas. Deben estar alejados de los niños y las mascotas, ya que pueden tirarlos.

-Hay que tener especial cuidado con petardos, bengalas y otros juegos pirotécnicos. 

-Se aconseja la instalación de detectores de humo. Se ha demostrado que las casas con detecto de humos tienen la mitad de lesiones y fallecimientos por fuego que las que no tienen estos dispositivos.

-Las bombonas de butano han de estar siempre fuera de la casa. La que se encuentra en la cocina ha de tener el sistema de seguridad en buen estado. Cuando se termine de cocinar, hay que apagar el interruptor.

-Los padres y educadores deben enseñar a los más pequeños a actuar y prevenir este tipo de accidentes: a saber cómo reaccionar ante un incendio, cómo debe salir del edificio, qué debe hacer para evitarlos, qué elementos pueden ser peligrosos, cómo utilizar un extintor de incendios (en el caso de niños más mayores)…


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top