Skip to Content

Consejos para elegir la sillita mirando hacia atrás más adecuada

Consejos para elegir la sillita mirando hacia atrás más adecuada

13/03/2019

La silla de coche con orientación en sentido opuesto a la marcha es la mejor solución de seguridad para los niños. Esta postura está demostrada como la más segura en los primeros meses y años de vida de los niños, puesto que protege la espina dorsal, cuello y cabeza, ante los impactos en el coche. Son las sillas más seguras en los impactos traseros, laterales y frontales.

Los niños menores de cuatro años tienen la musculatura del cuello poco desarrollada. Por esa razón, en cualquier situación en la que se produzca una colisión la cabeza saldrá proyectada hacia delante si el niño viaja en el sentido de la marcha. Esa es la clave para que las normativas actuales de seguridad vial incidan en la necesidad de mantener la orientación en sentido contrario a la marcha hasta más allá de los 15 meses obligatorios, llegando incluso a los 3 o 4 años.

Ahora bien, cuando se trata de elegir la silla más adecuada mirando hacia atrás, surgen las dudas. Existe la creencia de que cualquier silla se puede orientar en sentido contrario a la marcha (porque en el caso de las sillas de Grupo 0/0+ esto es así), pero lo natural es adquirir una silla específicamente diseñada para ser instalada con esa orientación.

Claves para elegir la mejor silla de coche mirando hacia atrás

Estas sillitas deben instalarse en los asientos traseros del vehículo, siempre. Las excepciones las conocemos de sobra: que los asientos traseros estén siendo ocupados por otros niños con sillitas, no se pueda instalar los SRI o el vehículo no disponga de asientos atrás. En caso de ir delante con una sillita mirando hacia atrás (siempre por una excepción), hay que desactivar el airbag delantero del copiloto.

Lo primero que hemos de tener claro a la hora de comprar una silla de coche es la altura y peso del menor. Decidimos la homologación del asiento que vamos a comprar (R44/04 o R-129) aunque, idealmente, elegiremos la normativa más actual.

Para elegir el modelo más adecuado tomaremos en cuenta la compatibilidad entre silla y vehículo. Los vehículos sin ISOFIX no son compatibles con las sillas i-Size, pero en el fondo esto es algo sobre lo que nos pueden asesorar en una tienda especializada.

La facilidad de instalación y ajuste de la silla son aspectos fundamentales a la hora de realizar esta compra. No en vano, hemos de ajustar a los niños muchas veces durante la vida útil del SRI. Siempre hemos de seguir las indicaciones del fabricante a la hora de la instalación en el coche.

Algo fundamental es adquirir sillas de coche de calidad. Para ello, no debemos dejar que la decisión se base únicamente en el precio, sino que debemos buscar análisis, estudios o informes de pruebas realizadas sobre el modelo que estamos valorando. Una opción a tener en cuenta es buscar el sello Plus Test, uno de los sellos más reconocidos a nivel internacional en materia de seguridad vial infantil que se otorga en Suecia. 

Este sello nos informa de que la silla que lo lleva ha superado con éxito pruebas estrictas encaminadas a garantizar la protección del ocupante, especialmente la zona del cuello en un impacto frontal, siempre que se sigan las instrucciones de instalación que da el fabricante.  Los fabricantes se someten a estas pruebas de manera voluntaria y no sustituye, sino que complementa, a las normas europeas R44 y ECE R129.

Consulta esta infografía para más detalles acerca de cómo elegir la silla de auto mirando hacia atrás más adecuada.

Mirando hacia atrás

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top