Skip to Content

Consejos para enseñar a los más pequeños a cruzar por la calle

Consejos para enseñar a los más pequeños a cruzar por la calle

05/05/2021

Enseñar a un niño a cruzar por la calle correctamente es una de las mayores preocupaciones en términos de educación vial que se deben tener. Debemos tener en cuenta que se trata de una tarea que puede resultar complicada, especialmente para ellos. Empezar a inculcarles estos valores desde muy pequeños es importante para toda su vida. 

Debemos tener en cuenta que los niños menores no son conscientes de los peligros. Padres, educadores y cuidadores juegan un papel fundamental, por un lado, inculcándoles y enseñándoles a realizar esta acción de forma correcta y, por otro, dando ejemplo con su comportamiento. No conviene confiarse pensando que los niños ya saben cruzar. Se estima que los niños entre 3 y 9 años son especialmente vulnerables al desplazarse por la calle. 

¿Por qué cruzar adecuadamente es complicado para ellos?

Por un lado, cruzar requiere de un nivel de coordinación entre vista y cerebro. Igualmente, cruzar implica la toma de decisiones, algo que se debe hacer de forma rápida. Calcular la distancias y velocidades, las limitaciones de campo visual del menor, la madurez cognitiva…Todos estos factores juegan en su contra. A esto hay que añadir la distracción propia de los niños y que muchas veces son impredecibles. 

Por supuesto, todo va a depender de la madurez del niño a la hora de determinar si está listo o no para cruzar solo o ir solo al colegio, por ejemplo. Se estima que a partir de los doce años un niño puede estar listo para hacerlo pero, como hemos indicado, todo va a depender individualmente del niño o niña en cuestión. 

Empezar desde pequeños es clave

Desde el mismo momento en el que observemos que hay nivel comunicativo entre el niño y el resto de personas, se puede empezar a trabajar en educación vial. Entre los 3 y 5 años de edad, el menor puede empezar a aprender algunas normas básicas de educación vial. Cualquier excusa es buena para profundizar en conductas adecuadas respecto al tráfico: explicarles qué es un paso de peatones, qué es un semáforo

¿Cómo? Empecemos explicando cómo se debe cruzar la calzada y todos y cada uno de los elementos que intervienen. Cuando son tan pequeños, lo mejor es hacerlo in situ, que ellos mismos puedan ver cómo se hace y en qué momento. 

Incide especialmente que siempre se debe cruzar por el paso de peatones, esperando siempre dentro de la calzada. Señala la importancia de seguir las indicaciones de los semáforos (si los hay). Aprovecha el semáforo para repasar los colores y su significado en el tráfico. Incide en que la parte de arriba del semáforo es para los conductores y que la parte de abajo para los peatones. La parte del semáforo que va dirigida a los peatones cuenta con dos muñecos: uno rojo parado y otro verde andando. Es importante incidir en esto también en casa y en el colegio. Si el muñeco verde empieza a parpadear, quiere decir que se va a poner en rojo y debemos terminar de cruzar si estamos en proceso o no hacerlo si todavía no hemos empezado porque va a cambiar a rojo.

A continuación, destaca que si el semáforo está en verde, se debe mirar a ambos lados: izquierda, derecha e izquierda otra vez (recuerda que en Reino Unido es al revés). Posteriormente, remarca que nunca, bajo ningún concepto, se debe cruzar si no están todos los vehículos de ambos lados completamente parados. Una buena opción es mirar a los conductores que están detenidos, establecer contacto visual con ellos. Esto es especialmente importante cuando hablamos de niños pequeños, que pueden no ser vistos por su estatura. 

Realiza la acción de cruzar y no te entretengas en el camino. La acción debe realizarse de forma rápida y segura, sin distracciones. Al cruzar, es importante no salirse de las franjas que delimitan el paso. Una vez se ha llegado a la otra calzada, destaca que se ha hecho de forma correcta. Por supuesto, siempre se debe ir de la mano del niño. 

Es importante reforzar todas estas ideas en casa y en colegio. En internet podemos encontrar multitud de materiales para hacerlo. En este enlace encontraréis multitud de materiales para los más pequeños centrados en la educación vial, desde juegos hasta guías didácticas, literatura infantil o vídeos. 

En este vídeo profundizamos en cómo cruzar la calle:

Se debe repetir una y otra vez la situación. Primero guiándole tú y, posteriormente, cuando ya tenga la situación controlada, siguiendo los pasos que él indique. Por supuesto, siempre de la mano de un adulto que será quién determine cómo y cuándo se puede cruzar. 

El menor también debe conocer que los pasos de peatones pueden no contar con semáforo. En este caso, la responsabilidad y el papel del niño es mayor. No se les debe dejar solos hasta que controlen a la perfección el cruce. Igualmente, apuntar que los pasos de peatones pueden estar, en ocasiones, regulados por agentes que controlan la circulación y que, en estos casos, son ellos quienes nos indicarán el momento de cruzar y que sus indicaciones prevalecen sobre el semáforo. 

De nada sirve explicarles bien cómo cruzar si luego no se pone en práctica, es decir, si ante la menor prisas o inconveniente el adulto cruza de forma incorrecta. El ejemplo es la mejor enseñanza

Por último, aquí ofrecemos pautas para que un niño se mueva de forma segura por ciudad.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top