Skip to Content

Consejos de seguridad para que nada te estropee el verano

Consejos de seguridad para el verano

Las vacaciones son necesarias para la vida, y si podemos salir de casa unos días, mejor que mejor, pues al cambiar de entorno conseguiremos mejores resultados en cuanto a descanso, desconexión y tranquilidad espiritual.

Pero en época de vacaciones son muchos los riesgos que se presentan, unos involuntarios, otros que dependen de nosotros, pero todos, al fin y al cabo, dedicados a amargarnos el merecido descanso. Es el momento de recopilar los mejores consejos para mantenerlo todo en su sitio, tanto en casa cuando nos vamos, como en nuestro destino vacacional.

Si dejamos nuestra casa durante unos días, lo más práctico para desilusionar, o al menos hacer dudar a los ladrones es aparentar que no nos hemos ido. Existen muchas formas de hacerlo, pero las más sencillas de adoptar por parte de todo el mundo son: intentar que el buzón no se llene de cartas o publicidad porque da la sensación de que no estamos en casa (y podemos conseguirlo mediante un vecino de confianza al que prestemos la llave del buzón); no desconectar la electricidad para que el timbre siga sonando; desviar el teléfono fijo al móvil, de modo que si alguien nos llama podamos atender perfectamente la llamada.

Las ventanas deben quedar totalmente cerradas, todas, teniendo especial cuidado de que no haya ninguna incapaz de ser cerrada. Especialmente hemos de tener cuidado con las puertas de las terrazas o balcones, si son de fácil acceso. Las persianas no tenemos por qué dejarlas todas cerradas, sino que una solución irregular es lo mejor. La puerta de entrada debe quedar bien cerrada.

Un error frecuente y muy fácil de cometer gracias a las tecnologías móviles es compartir en las redes sociales selfies, o bien fotos que muestran la ubicación y que “chivan” a cualquiera dónde estamos (siempre que no tengamos las opciones de privacidad bien configuradas en Facebook), dando claras pistas de que no estamos en casa. Evita dar demasiada información, sobre todo si no sabes quién puede estar atendiendo.

Antes de salir de viaje hay una serie de comprobaciones y rutinas de seguridad que hacer. Primero, consigue que alguien de confianza se acerque a tu casa cada ciertos días para comprobar que todo esté bien, recoger correo, o regar tus plantas. Segundo, desconecta los dispositivos electrónicos y el router, básicamente por ahorrar esa electricidad y por evitar que alguien consiga superar la seguridad de tu router en tu ausencia. Además, haz copias de seguridad de tus archivos electrónicos y, si dispones de una, revisa y conecta la alarma.

En el destino no debes relajarte. Piensa que el hotel donde te alojes es tu casa el tiempo que estés, así que sigue las mismas rutinas de seguridad que en tu propio domicilio. Pero sobre todo, procura no dejar objetos sensibles o valiosos a la vista ni en el coche, ni en la habitación del hotel, ni en un bolso abierto y olvidado en algún lugar. Utiliza las cajas de seguridad que proporcionan los hoteles, o consignas públicas para guardar aquello que más valores.
Con respecto a la tecnología, haz un uso sabio de ella: configura claves de acceso seguras para tus dispositivos y servicios, evita acceder a datos sensibles a través de redes WiFi públicas o en locutorios, y ten previsto y contigo, por si te roban el smartphone, todo lo que has de hacer para bloquearlo a distancia.

Back to top