Skip to Content

Consejos ante la climatología adversa

Consejos ante la climatología adversa

02/01/2015

Esto conlleva más dificultad para controlar el vehículo, menos capacidad para anticipar imprevistos y tiempos de reacción más largos. Ante esta situación, es importante que tengas los neumáticos, limpiaparabrisas, faros y los sistemas de retención de tu vehículo en perfecto estado. Compruébalos antes de ponerte en marcha y asegura a todos los pasajeros de la forma correcta, sobre todo a los menores. Para ellos, la forma más segura de circular es situados en el asiento central trasero y, hasta los 3 ó 4 años, con la sillita infantil mirando hacia atrás. Los niños que superen los 135 cm de altura pueden viajar bien protegidos con el cinturón de seguridad de adulto siempre que les quede perfectamente ajustado. Para ello, comprueba que el cinturón no esté retorcido y quede firmemente ajustado con la banda superior por encima del esternón y pasando sobre la mitad de la clavícula y con la banda inferior plana y situada sobre los huesos de la pelvis. No dudes en continuar utilizando el sillín elevador si lo ves necesario. Una mala colocación del cinturón sobre el estómago o cerca del cuello podría provocar lesiones internas graves, incluso en percances a poca velocidad.

Recuerda también que es necesario retirar los abrigos a los niños antes de ajustarles los sistemas de retención. Estarán más cómodos y mejor protegidos, ya que los arneses o el cinturón de adulto por encima de una prenda voluminosa pueden dar una falsa impresión de ajuste con peligro de que, ante una colisión, el menor se escurra por debajo de ellos con resultado de lesiones internas (efecto submarining) o, directamente, se escape de los arneses, se golpee contra el interior del vehículo o salga despedido fuera del mismo. Lo mejor es vestirlo con ropa de abrigo pero fina, abróchale y ajústale correctamente su arnés y, por último, ponle encima una manta o su abriguito.

En cuanto a la circulación, si hace muy mal tiempo piénsatelo bien antes de conducir; y si tienes que hacerlo, ten muy en cuenta estos consejos básicos: 

  • No inicies la marcha hasta que todos los cristales estén desempañados. Para hacerlo rápido, enciende la calefacción y el aire acondicionado simultáneamente (la calefacción calienta el aire y el aire acondicionado lo seca: el aire caliente y seco absorbe más rápidamente la humedad de los cristales).

  • Con la calzada mojada o con nieve conduce con mucha suavidad y con el volante firmemente sujeto, sin acelerones o frenazos y preferiblemente con marchas largas.

  • Lleva siempre las luces cortas puestas: verás mejor y también te verán mejor. Los vehículos más recientes ya cuentan con luces de conducción diurna pero, incluso en estos vehículos, es preferible encender las luces cortas en cuanto haya poca luz natural por lluvia, niebla ligera (si la niebla es intensa, enciende también las luces antiniebla, claro), nieve

  • Aumenta la distancia de seguridad y adecua tu velocidad a las circunstancias del tráfico, reduciéndola todo lo que sea necesario.

  • Con baja visibilidad, presta especial atención a peatones, ciclistas y motoristas.

  • Recuerda que con la calzada mojada la distancia de detención aumenta y un frenazo o un volantazo brusco puede hacerte perder el control del vehículo.

  • Evita las temperaturas demasiado altas en el interior del vehículo, pueden provocar somnolencia.

  • No te arriesgues cruzando badenes inundados o zonas anegadas. Además de no ver su profundidad, tampoco sabes si hay socavones ocultos o corrientes que puedan desplazar el coche sin control.

  • Si vas a viajar con mal tiempo, intenta conducir de día y equípate con todo lo necesario (móvil cargado, agua, algo de comer, mantas) por si tienes alguna emergencia.

  • Irritarse no sirve de nada, mantener la calma en las retenciones te ayudará a permanecer concentrado en la circulación.

  • Si las condiciones empeoran mucho mientras conduces, detente en un lugar seguro y espera a que el tiempo mejore.

En FUNDACIÓN MAPFRE recomendamos que con climatología adversa, y antes de iniciar cualquier viaje, consultes la previsión meteorológica y el estado de las carreteras. Ante todo, lo primero es tu seguridad y la de los que viajan contigo.

Back to top