Skip to Content

Comparativa viejo-nuevo reglamento respecto a la instalación de los SRI

Normativa SRI

Las normativas que rigen los Sistemas de Retención Infantil están cambiando y necesitamos tener claro en qué nos afecta a los usuarios. Pero tranquilos, aunque hablemos de normas no hay de qué asustarse y vamos a hacer un repaso para ponernos al día.

Hasta ahora bastaba con que los SRI estuvieran homologados conforme con el Reglamento CEPE/ONU 44/03, la única norma que existía hasta el 9 de julio de 2013 cuando entró en vigor a través de la directiva 2014/37/UE el Reglamento CEPE/ONU 129. Esta última disposición quedaba recogida dentro de la normativa de Industria.

La antigua forma de asignar los tipos de sillitas infantiles en función de la edad y el peso pasan a sustituirse exclusivamente por un criterio de estatura, según se establece en el Real Decreto 667/2015, de 17 de julio, que modifica Reglamento General de Circulación (http://transparencia.gob.es/en/buscar/contenido/normavigente/NormaEV03D2-20152802 ), aprobado por el Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre.

Según lo dispuesto en esta normativa que tiene efectos prácticos a partir del 1 de octubre de 2015 vamos a repasar los puntos clave que diferencian las directrices antiguas de las nuevas.

Antes también había disparidad en cuanto a la forma de colocación de los SRI. Unos se debían colocar mirando en el sentido de la marcha y otros en sentido contrario, en función de cómo estuvieran construidos, indistintamente del grupo de edad al que perteneciera la sillita.  Bajo la nueva normativa se especifica que la colocación de los Sistemas de Retención Infantil se ha de realizar exclusivamente en la forma que especifique el fabricante en las instrucciones.

Con la modificación del artículo 117 del Reglamento General de Circulación también se tiene en consideración la seguridad de los menores. Diversos estudios indican que los asientos traseros son más seguros que el delantero, y especialmente el trasero central. La protección que ofrece la estructura del vehículo en caso de impacto frontal o frontolateral es capaz de mantener protegido en mayor medida al ocupante de la sillita.

Por lo tanto, pese a que antes los menores de 12 años que usasen el SRI apropiado podían circular en el asiento delantero aunque los traseros estuvieran vacíos, ahora todos aquellos menores que midan menos de 135 centímetros de altura tendrán que ocupar los asientos traseros obligatoriamente, un lugar donde la posibilidad de sufrir lesiones es mucho menor o se reduce en gran medida la gravedad de las lesiones.

Sólo se recogen tres casos excepcionales en los que los menores podrán ocupar el asiento del copiloto, siempre y cuando utilicen los Sistemas de Retención Infantil pertinentes:

- Si el vehículo no cuenta con asientos traseros

- Si todos los asientos traseros están ya ocupados por menores de talla inferior a 135 centímetros.

- Si en los asientos traseros no es posible instalar los SRI homologados.

En el caso de que no se sigan las instrucciones de esta normativa, además de poner en riesgo la seguridad de los niños, nos exponemos a una sanción de 200 euros para el conductor y la retirada de tres puntos del carnet de conducir, pudiendo incluso a llegar a inmovilizarnos el vehículo si el agente lo considera.

Back to top