Skip to Content

¿Cómo se realizan los crash test de coches para garantizar la seguridad de los SRI?

¿Cómo se realizan los crash test de coches para garantizar la seguridad de los SRI?

31/07/2017

Para garantizar la seguridad de las sillas infantiles para coches es necesario realizar pruebas de choque (conocidas como crash test) exhaustiv-a-os. De esta forma se podrán probar los diferentes casos de colisión que se pueden dar en la carretera, y comprobar el nivel de resistencia y seguridad que aporta un SRI para sus pequeños ocupantes.

Las pruebas pueden ser de diversos tipos. Por ejemplo, en un laboratorio especializado se somete a las sillas a colisiones frontales y laterales para probar la efectividad de la protección que ofrecen a los niños, o se evalúan los criterios de uso, e incluso se realizan pruebas de sustancias tóxicas que pudieran estar presentes en el producto. En el artículo “Tipos de pruebas para sillas de coches infantiles” tienes más información al respecto.

Las pruebas de sillitas en laboratorio siempre ofrecerán resultados más concretos y exhaustivos que las que se realizan en otros ámbitos, como en el caso de EuroNCAP, porque se suelen hacer pruebas para todos y cada uno de los modelos de silla de auto del mercado. Entidades que realizan estas pruebas pueden ser el Real Automóvil Club de España (RACE), el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Sin embargo, el interés de las pruebas de EuroNCAP en cuanto a sillitas para coche es que se utiliza un modelo determinado de vehículo en conjunto con un modelo o un conjunto de modelos de sillas de auto. En estos crash test se utilizan algunos elementos interesantes, como dummies que equivalen a niños de 6 años, además de realizarse pruebas de choque estándar. EuroNCAP es un estándar de pruebas de choque que influye directamente en el mercado, y para ello se actualiza constantemente refinando los procesos y endureciendo los test.

EuroNCAP realiza tres tipos de pruebas globales, y la primera de ellas es la prueba de prestaciones generales de los SRI. En ella se utilizan dummies de diferentes tipos que representan niños de diferentes edades. Los primeros en utilizarse representaban niños de 18 meses y de 3 años, respectivamente, y a partir de 2016 se añadieron dos edades más: 6 y 10 años. Estos dummies presentan otra dinámica durante la colisión, además de que sirven para probar los cojines elevadores, entre otras cosas.

En esta fase se ponen a prueba los movimientos de cabeza, cargas en el cuello y aceleración del pecho de los dummies, y se obtendrá la mayor puntuación posible si ningún dummie sale despedido del asiento, y si no hay ningún contacto fuerte con el interior del coche durante la colisión.

Por otro lado, está el “test” que indica la disponibilidad de los diferentes tipos de anclaje en el coche: se premia la disponibilidad de asientos i-Size en el vehículo, por ejemplo, y también otras características como anclajes ISOFIX en varias posiciones de los asientos, el etiquetado "i-Size", el interruptor de desactivación del airbag del asiento delantero con instrucciones claras para el usuario, asientos infantiles integrados, etc.

Finalmente se prueban una selección de SRI populares (que hayan pasado las pruebas de seguridad previas) para evaluar su facilidad de instalación. Se evalúa la longitud del cinturón de seguridad, la ubicación de la hebilla, la accesibilidad al anclaje ISOFIX y la estabilidad del SRI, entre otras, por ejemplo, la posibilidad de colocarlos mirando hacia atrás. En general se prueba que los SRI se puedan colocar en cualquier posición en cualquier asiento.


Ayúdanos a conseguirlo
Back to top