Skip to Content

¿Cómo evitar que la cabeza se caiga si el niño se queda dormido en la sillita en los viajes largos?

¿Cómo evitar que la cabeza se caiga si el niño se queda dormido en la sillita en los viajes largos?

28/08/2018

El verano y las vacaciones son época de viajes largos en coche en busca del destino vacacional preferido. La mayoría de los desplazamientos largos se realizan por autovías o autopistas, y estas vías se caracterizan por la monotonía de sus trazados, con curvas de radio largo que apenas varían las fuerzas que sentimos dentro del vehículo.

Por ese motivo, muchos niños (y muchos pasajeros) sienten una relajación profunda cuando viajamos, y muchos de ellos caen dormidos tras pocos kilómetros de marcha. Dependiendo de la postura que adopten, irán más o menos cómodos, pero sobre todo debemos atender a la posibilidad de que, ya dormidos, su postura se vuelva incorrecta y la cabeza caiga sobre el pecho, inclinándose más de lo debido.

Los consejos para evitar que la cabeza del niño se incline demasiado cuando se duerme en un viaje largo dependen de la edad del pequeño, como parece lógico pensar.

Bebés pequeños y recién nacidos

Los bebés muy pequeños duermen muchas horas al día, y es prácticamente seguro que lo harán en el coche si salimos de viaje. El caso es que la sillita, aunque esté perfectamente adecuada a sus condiciones físicas y sea la que mejor lo protegerá en caso de incidente, no es el mejor sitio para dormir, especialmente si hablamos de las tipo Maxi Cosi. 

En los bebés muy pequeños pueden darse casos de asfixia postural o, lo que es lo mismo, la adopción de una postura tal que impida el correcto movimiento del tórax y el abdomen. Si además la cabeza se inclina sobre el pecho, el pequeño puede ver obstruido el flujo de aire, y corre grave riesgo de asfixia. Por ello, la recomendación es no pasar más de una hora y media, dos máximo, en la sillita, y menos aún dormidos. Además, hemos de asegurarnos de que la postura inicial, antes de iniciar la marcha, sea perfecta.

Niños que viaja en sillas de Grupo 1

Los niños que pueden viajar en sillas equivalentes al grupo 1, con arneses de 5 puntos y asientos en posición más erguida suelen viajar con una postura correcta y, además, tienen ya la fuerza suficiente como para sentarse por sí mismos y mantener dicha postura durante largo rato. Sin embargo, cuando se quedan dormidos pueden inclinar la cabeza muy fácilmente. Esto no solo es incómodo, sino que también puede dificultar la respiración del pequeño, y por eso es importante tener presente unos pequeños trucos.

En primer lugar, sabiendo que es muy probable que el pequeño se quede dormido de viaje, partiremos ya con el asiento en una posición reclinada. De esta manera es más difícil que la cabeza adopte posturas incómodas. Además, podemos adquirir un cojín cervical adecuado para su tamaño, siempre que la silla no cuente con el apoyo lateral suficiente para la cabeza.

Para niños mayores que utilizan sillas del grupo 2 o 3

En estos casos, a pesar de que son niños ya mayores (sobre los 5 años, aproximadamente) muchas de las sillas cuentan con poca capacidad de inclinación ya que se suelen apoyar en el asiento del coche. Hablamos de asientos elevadores con respaldo, las más seguras. Como son sillas que cuentan con menor sujeción del cuerpo, ya que se utiliza para ello el cinturón de seguridad del coche, es más probable que cuando los niños se quedan dormidos se les incline la cabeza. Para evitarlo existen diversas soluciones, según la marca, que permiten aumentar el grado de inclinación de las sillas para que las cabezas de los niños se apoyen en los reposacabezas, y que no caigan hacia delante.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top