Skip to Content

¿Cómo debe de ir nuestra mascota en el coche?

Mascota asegurada

En vuestra familia tal vez tengáis mascota, puede ser cualquier animal de compañía, pero lo más probable es que sea un perro o un gato. Si es un perro casi seguro que se querrá ir con vosotros a todas partes como un miembro más de la familia.

Y además de esto vuestros hijos puede que estén muy encariñados con él y tampoco quieran irse a ninguna parte sin su mejor amigo peludo de cuatro patas. Si vais a desplazaros en coche con vuestra mascota tenéis que tener presente que el animal no puede ir de cualquier manera.

Aquí podéis encontrar una dificultad añadida: que el niño no quiera separarse del perro ni un instante y quiera llevarlo en brazos todo el rato, acariciándolo o jugando con él. Por mucho que adore a su perro o gato, esto no puede ser. No lo permite la ley, no es seguro para vosotros y tampoco es seguro para el propio animal.

Primero hay que recordar que al igual que los adultos y los menores tienen que ir bien sujetos en el coche, con el cinturón de seguridad o con un sistema de retención infantil homologado adecuado a su edad, estatura y peso, los animales también tienen que ir sujetos o al menos de manera que no puedan interferir de ninguna manera con la conducción.

Un animal suelto en el coche puede distraer al conductor, puede molestarle e interferir sus movimientos (con los pedales, con el cambio o con el volante) y también puede llegar a entorpecer su visión de la carretera: pensemos en un perro que quiere jugar o que está nervioso por ir en coche y que se mueve por todas partes.

Pero además hay que pensar que el animal suelto también corre el riesgo de sufrir lesiones en caso de frenazo o de accidente, pues puede golpearse con elementos del coche o incluso salir despedido, golpeando a los pasajeros o llegando a salir proyectado fuera del vehículo.

Es por eso que hay que llevar las mascotas en dispositivos que permitan que por una parte no interfieran con la conducción y que a la vez permita que viajen más seguras. Ya sea en el concesionario de tu automóvil, como accesorio opcional, ya sea en tiendas especializadas en automóvil y también en tiendas especializadas en mascotas, puedes encontrar diferentes soluciones para llevar animales.

Estas soluciones dependerán del animal y sobre todo de su tamaño. Para las mascotas no muy grandes como perros pequeños y medianos, gatos y conejos, puedes optar por un transportín, que debes colocar en el suelo, entre los asientos traseros, o bien en el maletero. No lo coloques en el asiento ni lo intentes sujetar con el cinturón de seguridad, no funciona bien.

Para mascotas no muy grandes también puedes utilizar unos arneses que se sujetan a los anclajes del cinturón de seguridad del asiento. Mejor lleva a tu mascota en las plazas traseras, te distraerá menos y no corres el riesgo de que el airbag frontal del acompañante golpee al animal en caso de accidente.

Para los perros más grandes tendrás que llevarlos en el maletero, para lo que puedes necesitar una red o reja de separación específica entre el maletero y el habitáculo. Es recomendable también que sujetes con un arnés al animal, y este a las argollas de sujeción del maletero, para que tampoco se mueva mucho ni se golpee (por ejemplo al tomar una curva).

Recuerda también que al igual que sucede con el cinturón o con las sillas infantiles, hay que utilizar estos sistemas siempre y en todas partes, sea un desplazamiento corto por ciudad o una viaje largo por carretera. Si tienes todo esto en cuenta tu mascota y tu familia viajaréis más seguros.

Back to top