Skip to Content

En los viajes largos en coche es importante colocar y sujetar bien a los niños

En los viajes largos en coche es importante colocar y sujetar bien a los niños

04/08/2017

En esta ocasión no vamos a hablar de consejos destinados a un colectivo concreto, sino que queremos poner de relieve algunos aspectos que se suelen ignorar, o bien olvidar, cuando preparamos un viaje largo por carretera con niños a bordo. En primer lugar, hemos de destacar que los niños tienen una menor resistencia física en comparación con los adultos, y por eso es necesario parar con más frecuencia para desentumecerse, estirar las piernas o ser alimentados. Además, eso contribuirá a reducir el aburrimiento.

Preparar un largo viaje de vacaciones es una fuente continua de estrés por el equipaje, la planificación de la ruta, la hora de salida y porque hay que tener en cuenta un sinfín de detalles, máxime si llevamos niños pequeños: mudas de ropa, pañales, comida, agua suficiente… Te recordamos un artículo al respecto de preparar un viaje con bebés, ¡para que no se te olvide nada!

El peligro de colocar mal los arneses en la sillita

Recientemente hablamos de los peligros de colocar mal una silla de coche, y enumeramos una lista de potenciales errores que cualquiera puede cometer, con el consecuente riesgo para la salud y la integridad de los niños. Sus características físicas hacen que la cabeza, el cuello y las cervicales sufran más que en el caso de un adulto, y también el tórax y el abdomen.

Sin embargo, una mala colocación de los arneses puede conllevar un problema inesperado: la asfixia del niño. Si estos arneses están demasiado flojos puede darse un caso de asfixia postural, es decir, que el niño adquiera durante el viaje una postura que impida su correcta respiración. Esta postura es la más normal cuando se duermen con la sillita en posición vertical, pues el cuerpo tiende a caer hacia delante, comprimiéndose el tórax. Si además la cabeza cae hacia delante se puede cerrar la tráquea impidiendo la correcta respiración.

Por otro lado, si los arneses están demasiado apretados también podemos sufrir un caso de asfixia, pero en esta ocasión porque la tensión de los arneses impide al bebé respirar con normalidad.

El peligro de la asfixia postural se puede dar también con los arneses bien colocados si el niño se queda dormido en la silla durante demasiado tiempo, e incluso si viaja en la silla demasiadas horas. En principio la recomendación es muy clara: no más de dos horas entre paradas de descanso, para evitar problemas como que descienda la concentración de oxígeno en sangre por debajo de un umbral peligroso.

Viajando con niños, las paradas recomendadas no lo son tanto para que el conductor descanse, sino para que los niños se oxigenen, se muevan y puedan afrontar una nueva etapa del viaje con seguridad.


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top