Skip to Content

¿Sabes colocar una sillita mirando hacia atrás de forma segura?

¿Sabes colocar una sillita mirando hacia atrás de forma segura?

11/03/2020

La postura más segura para colocar una sillita de coche para los niños es mirando hacia atrás, ya que garantizan una mayor protección de la cabeza, cuello y columna, todas partes muy vulnerables, especialmente cuando hablamos de niños.

Además, la norma de homologación R-129 (conocida como i-Size) obliga a que todos los sistemas de retención infantil homologados por ella estén diseñados para colocar al menor en este sentido hasta los 15 meses de edad. A partir de esa edad, la norma no obliga a colocar las sillas en ese sentido, pero es muy recomendable hacerlo, como mínimo hasta los 4 años.

Para el caso de los bebés, la colocación de la silla marcha atrás es crucial para su seguridad. También lo es si hablamos de niños con necesidades distintas, que viajan mucho mejor, por norma general, en posición semireclinada. Puedes ver las ventajas de viajar así para estos niños en esta detallada infografía.

Podemos resumir las ventajas de las sillas mirando hacia atrás en estos tres puntos:

  • Garantizan una mayor protección de la cabeza, cuello y columna, las zonas más vulnerables en los niños. Así, la cabeza, cuello y espalda están alineados con el respaldo y la fuerza de un impacto se absorbe en gran parte por la propia silla, reduciendo así la transferencia de energía en el tórax y el abdomen del niño.
  • De esta forma pueden evitar en un 80% las lesiones graves en caso de colisión.
  • Están especialmente indicadas para niños con capacidades distintas, como niños con bajo peso o problemas musculares.

Acerca de cómo deben ir los niños en las sillitas mirando hacia atrás, estas son las claves principales:

-Deben ocupar, obligatoriamente, los asientos traseros del vehículo. Las excepciones son: que estos asientos estén ocupados por otros niños con sillitas; que no se pueda instalar el SRI; que el vehículo no disponga de asientos atrás.

-Es recomendable seguir siempre las indicaciones del fabricante para su correcta instalación. Pueden ser sillitas sujetas con el cinturón de seguridad (cada vez son menos), o que lleven el sistema isofix, que requiere de una base.

-Si la silla se ancla al asiento del coche con el cinturón de seguridad, tendremos que pasarlo correctamente por las ranuras indicadas (muchas de ellas indican que lo estamos haciendo bien con indicadores verdes). La clave de todo es que el cinturón quede bien tenso, de manera que no haya holguras. Este es el caso de la mayoría de las sillitas que van mirando hacia atrás, que suelen ser para niños mayores y que hoy en el mercado podemos encontrar hasta los 25 kg de peso.

-Si la silla dispone de anclajes isofix, la colocación es muy sencilla porque tan solo hemos de ajustar la silla en las ranuras y en la base isofix (hasta escuchar el «click» que nos indica que lo hemos hecho bien).

-Las sillitas mirando hacia atrás pueden contar con Pata de Apoyo o Top Tether, en ambos casos debe colocarse correctamente siguiendo los pasos indicados por el fabricante. Son dispositivos antirrotación que ofrecen un nivel mayor de seguridad al conjunto.

-En lo que respecta a la sujeción del menor, en la mayoría de los casos hablamos de arneses de cinco puntos. Es importante que queden sin holguras y sin dobleces. Lo ideal es que solo puedan entrar entre uno y dos dedos entre el cuerpo del niño y el arnés. Estas son las razones por las que una arnés apretado es un arnés seguro. 

-Es recomendable reclinar el respaldo para viajar más cómodos, y cuanto menor sea el niño, más tumbado debe ir, ya que tiene menos fuerza en el cuello para sujetar la cabeza. 

-Utiliza un cojín reductor para los niños más pequeños. Lo normal es que lo necesiten durante los 3 a 6 primeros meses de vida, y a partir de ese momento el cuello del bebé empieza a fortalecerse.


Mirando hacia atrás

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top